zapping-hombres

Las 6 verdades de Roberto Artiagoitía

Mientras se hacía conocido por sus películas y programas radiales, El Rumpy (47) en paralelo desarrollaba otro de sus talentos, la pintura. El 12 de junio inauguró su primera exposición en Santiago, en el Teatro del Puente, una selección de doce obras de gran formato, en técnica mixta, cuyo hilo conductor es la presencia del agua.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Foto Jaime Palma

1. “Empecé a pintar cuando tenía 21 o 22 años y fue por azar. Varios amigos estudiaban arte, los iba a ver a sus talleres y así aprendí. Mi técnica es bastante improvisada, voy descubriendo lo que necesito en cada pintura. En las de esta exposición usé pintura acrílica, polvo metálico (que se desecha cuando se hacen llaves) y trozos de celuloide (cintas de las películas que lo hicieron conocido como director de cine, como por ejemplo ‘Radio Corazón’)”.

2. “Los trozos de cintas los uso simplemente por el cariño que les tengo y porque ahora son literalmente basura. Ese mecanismo de exhibición se acabó, nunca se va a volver a proyectar así, y además es un material que no es reutilizable, ni reciclable, lo que me parece terrible. Tuve que botar cajas y cajas de cintas, fue un proceso muy fuerte”.

3. “Soy un amante del océano. Esta exposición se llama ‘Flotabilidad neutra’, que es un término que se utiliza en el buceo (es buzo) y consiste en el estado que logras cuando estás sumergido y no vas para arriba ni para abajo, controlas tu propia flotabilidad. Por eso me hizo sentido cuando me llamaron para exponer acá, este puente está suspendido en la mitad del río, las obras están suspendidas, y empecé llenar mis pinturas de elementos que también están flotando”.

4. “Mi método de pintura es superinconsciente, azaroso. Pinto lo que va saliendo, sin mucho raciocinio. Hay veces que me olvido de lo que pinté en la mañana y en la tarde retomo pensando en otra cosa o lo dejo ahí y lo retomo en una época distinta. Otras veces se me acaba la tela y pinto sobre lo que ya he pintado. Una obra como esta podría no terminarse nunca”.

5. “Solo había expuesto una vez hace 3 años en un centro cultural en Pichilemu, y no lo había hecho más porque lo que me gusta de pintar es el ejercicio de hacerlo más que el resultado, pero como ahora no estoy haciendo películas enfoqué el animalito creativo en esto y se dio la posibilidad de exhibir mi trabajo, aunque nunca he pintado con el afán de mostrar o comunicar algo”.

6. “Recién ahora entiendo que puedo alcanzar ciertos niveles de mensaje con esto, aunque tampoco tengo tan claro cuál es. Soy de las personas que siempre buscan una manera de transmitir, así he encontrado espacios y oficios que son los que finalmente me hacen sentir vivo”.

La expo “Flotabilidad neutra” se exhibe hasta el 30 de julio en el Teatro del Puente y la entrada es liberada.

zap-hombres