La Comensala

La Brasserie

Es un espacio pequeño y funcional, donde la propuesta es ofrecer buena cocina francesa a precios razonables y cercanos a más bolsillos.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Aprovechando la temporada de trufas en este restaurante que anunciamos la semana pasada, nos tentamos con mi madre y fuimos a probar unos platos. La Brasserie, del chef francés Franck Dieudonné, está en este mismo local desde que abrió. Es un espacio pequeño y funcional, donde la propuesta es ofrecer buena cocina francesa a precios razonables y cercanos a más bolsillos (Dieudonné fue el cocinero del extinto Ópera, en el centro de Santiago, donde también se comía francés, pero en un ambiente más cuidado y detallista).

Así las cosas, el acento en La Brasserie no está puesto en la decoración, sino en la propuesta gastronómica. El servicio es amable pero en las horas peak puede resultar un pelín lento. Partimos revisando la carta especial de trufas y la carta normal, y nos tentaron varias cosas. Cómo no caer ante una croute de médula con cebolla acaramelada, sin dejar de lado el huevo trufado al estilo de la casa y la sopa de cebolla (estos tres figuran en la carta en las entradas), y para probar algo de la carta de trufas, pedimos de fondo el salteado de camarones y ñoquis a la trufa.

Vamos por parte. La croute es una tartaleta individual rellena con cubos de médula solo para valientes, la masa es delgadita y la cantidad de médula no es poca, la cebolla acaramelada casi no la sentí por la potencia de los otros ingredientes. El huevo trufado lo sirven sobre una tostada con pasta de hongos con toque trufado y el huevo pochado, cuya yema se desmaya encima, una tentación irresistible. La sopa de cebolla viene con una tostada con queso de cabra y estaba sabrosa y reponedora para el frío invernal. Los ñoquis con camarones y trufa estaban buenísimos, bien preparados los ñoquis y la mezcla de sabores entre los camarones y este hongo subterráneo de sabor tan potente resulta muy acertada.

De postre: tatin al estilo Brasserie, tarta de manzanas acarameladas con algo de mantequilla y servidas con helado de vainilla, en este caso con las manzanas fileteadas, lo que difiere de la tradicional, en donde van en mitades. Los crepes a la naranja y Jack Daniels son también un acierto, panqueques muy delgaditos con naranja y el toque más potente que da el bourbon. Cerramos con buen café y pensando en la vieja película “La fiesta de Babette”, allí donde la comida es capaz de enaltecer el espíritu de los comensales, sean estos quienes sean. El lugar será sencillo, lo mismo que la carta de vinos, pero al menos ese día, ¡pucha, que comimos bien! Consumo: $22.580 (sopa cebolla + copa de vino + ñoquis + postre).

Nota: 6.8

Guardia Vieja 181, local 4, Providencia.
Teléfono +56 2 32238468