Eco Mujer

Agua elemental

Es el 70% de nuestro cuerpo y una proporción similar del planeta. De ella surgió la vida, y no hay vida sin ella. Lluvia, río, mar, nieve, nubes, neblina, nos rodea en sus tres estados. Pero cuidado, es vulnerable, se acaba, se contamina, cuidarla es el punto base de un mundo sustentable.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción María Eugenia Ibarra Foto Rodrigo Cisterna Maquillaje y pelo Bernardita Silva

En el ayurveda

El agua es medicina, equilibra, colabora para eliminar la fatiga y crea resplandor en la piel. Los textos antiguos de esta práctica hablan de la diferencia en la tasa de absorción de agua cruda versus agua hervida: la primera necesita alrededor de seis horas, hervida y fría requiere tres horas, hervida y caliente toma cerca de hora y media debido a la agudeza de Agni o fuego digestivo, más si se agregan hierbas y especias. “Recomendamos esa agua a primera hora de la mañana bebiendo cada quince minutos durante todo el día, pero a partir de las siete de la tarde es mejor el agua normal para no afectar el sueño. Y siempre la cantidad depende de la altura de la persona. Por ejemplo, si se mide 1,50 m se necesitará litro y medio de agua diaria”, dice Kusuma Priya, terapeuta ayurvédico.

Para desintoxicar el hígado, el estómago y mantener un estado de calma, recomienda la siguiente mezcla para beber a lo largo del día: un litro de agua hervida y enfriada, medio limón cortado en rodajas, diez rodajas de pepino y un puñado de menta.

www.ayursala.cl

Agua de lluvia

A diferencia del agua de la llave, que tiene sales de calcio, magnesio y otros minerales, la de lluvia solo tiene H2O. Beberla drena, limpia, arrastra y elimina toxinas. Sobre la piel, no expone al cloro ni a otros químicos, previniendo irritaciones. Y al precipitar, reduce la contaminación atmosférica particulada.

Agua residual

Son las ya usadas, por ejemplo, las que quedan después de lavar platos, verduras o la que corre en la ducha. Hoy se describen como recurso inestimable para satisfacer la creciente demanda mundial de agua dulce; para 2030 se espera que esa necesidad crezca 50%.

Este 2017, desde Unesco se está promoviendo no desperdiciarla. Según cifras ONU, más del 80% se libera en el medioambiente sin tratamiento, aun cuando esa gestión proporcionaría nuevas oportunidades de negocio y empleos, además de evitar el ingreso de tóxicos a los ecosistemas. ¿Qué se hace con esas aguas? Por ejemplo, limpiar calles y poner en marcha sistemas de calefacción y refrigeración. Cuando tienen contenido orgánico, también son útiles como fertilizantes de la tierra.

Para beber:

El secreto al usar agua de lluvia es dejarla reposar para que se libere de contaminantes. En Mäwun Water aprovechan sus beneficios y embotellan la que cae sobre el bosque nativo de la Araucanía, recogiéndola gracias a un sistema que impide su contacto con el suelo y sus minerales. En la boca es suave y deja un leve dulzor.

En Majen y AguaLluvia, recolectan el agua que precipita en el sur de Chile para elaborar jabones, cremas, aguas tonificantes y champús. Entre sus productos anexos se cuenta el detergente de AguaLluvia y el perfume compacto de Majen, en aromas rosa, pomelo y verbena.

Cosechas de agua

Para regar las plantas o el huerto se puede juntar agua de lluvia y aguas residuales del lavado de verduras o la que sobra tras cocer papas y otros vegetales. También colocar platos bajo los maceteros, el excedente quedará en el recipiente y servirá para seguir regando. En el aseo de vidrios, suelos o el auto, mejor agua de lluvia porque facilita la limpieza, con ella no quedan restos de calcificaciones adheridas.