Columnas

Estreñimiento o tránsito lento: un problema que aumenta en invierno.

"La verdad que el tránsito lento puede causar grandes incomodidades, pero no solo eso, nuestro intestino está encargado de eliminar residuos, tiene un rol clave en el funcionamiento de nuestro sistema inmune, ademas de una importante labor en distintos procesos metabólicos… es un órgano muy importante y debemos cuidarlo", dice la nutricionista Rocío Suárez.

  • Rocío Suárez, nutricionista Isofrut.

Compartir vía email

Ayer me conecté a mi Instagram (@nutricionista.rociosuarez) para hacer una transmisión en vivo y poder hablar de distintos temas con mis seguidores, una de las preguntas que mas se repitió fue cómo aliviar el estreñimiento o tránsito lento.

No es coincidencia que estas preguntas llegaran justo en esta fecha. Con los días fríos las personas toman menos agua, ingieren comidas mas calóricas (más carbohidratos y azúcares refinados), disminuyen el consumo de fruta (fibra) y disminuyen su ejercicio físico, todos factores que ponen más lento el tránsito intestinal.

La verdad que el tránsito lento puede causar grandes incomodidades, pero no solo eso, nuestro intestino está encargado de eliminar residuos, tiene un rol clave en el funcionamiento de nuestro sistema inmune, ademas de una importante labor en distintos procesos metabólicos… es un órgano muy importante y debemos cuidarlo.

Si estás sufriendo de tránsito lento pon atención a los siguientes consejos:

  • Aumenta el consumo de frutas y verduras: en promedio una adulto sano necesita 5 porciones entre frutas y verduras, por ejemplo: 1 fruta al desayuno, 1 ensalada al almuerzo y 1 fruta de postre, 1 fruta como colación a mitad de tarde (puede ser fresca o, una buena opción también son las frutas fruta liofilizada, fáciles de transportar) y una ensalada en tu cena permiten cumplir esta recomendación.
  • Prefiere carbohidratos integrales: aportarán mayor cantidad de fibra las harinas integrales y de centeno, el arroz integral y las pastas integrales.
  • Evita alimentos que ponen más lento el tránsito intestinal: queso, chocolate, crema, harinas refinadas, azúcar y plátano molido.
  • Incorpora semillas a tu alimentación: por ejemplo la linaza tiene un efecto laxante natural, además sus ácidos grasos poseen propiedades antiinflamatorias y protectoras de las mucosas.
  • Agua y más agua: seguramente siempre escuchas la importancia del consumo de agua y en este tema es primordial. En los días mas fríos puedes beber aguas de hierbas.
  • Legumbres: el año pasado fue el año internacional de las legumbres según la FAO pero lamentablemente su consumo disminuyó considerablemente en nuestro país a pesar de ser un alimento muy nutritivo. Una de las mayores características de las legumbres es su alto contenido de fibra. Como quizás ya lo sabes siempre deben consumirse acompañadas de un carbohidrato para la correcta absorción de sus proteínas, por ejemplo lentejas con arroz o porotos con tallarines.
    Mi recomendación es que en estas preparaciones también elijas los carbohidratos integrales, no podrás creer lo ricas que quedan las lentejas con arroz integral.
  • Escucha a tu cuerpo: aguantarse las ganas de ir al baño es lo peor que puedes hacer, debes ir cuando sientas ganas para así no disminuir el reflejo gastrocolónico.
  • Cuidado con los laxantes: debemos evitar el uso de laxantes excepto que nuestro médico lo indique. Últimamente está siendo muy recurrente que la gente los ocupe sin discriminación provocando dependencia y movimientos intestinales disminuidos que solo agravan el problema.

Todos en algún momento sufrimos de estreñimiento ya sea por nuestra alimentación, bajo consumo de agua, falta de ejercicio o estrés, pero también hay grupos de la población más propensos como son las embarazadas, adultos mayores y niños.

Lo que es importante es que tengamos en cuenta que la frecuencia con la que se va al baño varia mucho entre cada persona pero siempre que tengas una duda debes consultarlo con tu médico.