Sin categoría

Para protegerse naturalmente

En una alimentación equilibrada estaría asegurado el requerimiento de nutrientes que necesita el organismo, pero en casos puntuales se recomienda reforzar el nivel de vitaminas y minerales. La época de bajas temperaturas y la presencia de virus circulando en el ambiente pueden ser uno de esos momentos. Aquí algunas fórmulas sustentables para encontrar suplementos.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción María Eugenia Ibarra Foto Rodrigo Cisterna Maquillaje y pelo Bernardita Silva

SACHETS. De papel y con una cucharita dosificadora dentro, así vienen los suplementos que elabora la empresa Dulzura Natural y que se venden, por ejemplo, en Almacén Vegano Ostara. Uno de estos suplementos es la vitamina B12, vegana y libre de gluten, viene como un preparado en polvo sin sabor y lleva solo dos componentes: vitamina B12, creada en laboratorio por fermentación de bacterias, y un poco de calcio, que ayuda a proteger la vitamina. Cada sobre trae 90 porciones que se consumen poniendo el polvo bajo la lengua o mezclando con un alimento.
Otro nutriente disponible en Dulzura Natural es hierro de origen no animal, fumarato ferroso, que se absorbe adecuadamente y es bien recibido por el estómago, según describen. Va enriquecido con vitamina C, para mejor absorción, y ácido fólico (vitamina B9). Cada sachet tiene 100 porciones y se recomienda consumir mezclado con otro alimento, pero no cocinar con el producto para que no pierda sus propiedades.

CULTIVAR LA VITAMINA C. En los 70, el premio Nobel Linus Pauling abordó la idea de que altas dosis de vitamina C pueden prevenir el resfriado, pero investigaciones posteriores desarrollaron la tesis de que no sirve para ese fin, aunque sí para tratar el cuadro viral. Hoy se sabe, además, que consumir el nutriente es importante para el crecimiento y la reparación de tejidos, entre otros procesos. La OMS sugiere una dosis diaria aproximada de 45 mg, nivel que se logra con una dieta equilibrada ¿Qué alimentos no deben faltar en ella? Según las revista científica BBC Focus, algunos de los alimentos con mayor cantidad de la vitamina son pimiento rojo, kiwi, frutilla, repollo, brócoli, repollito bruselas y perejil.

GOTAS DE PROPÓLEO. Esta sustancia, que se genera a partir de la resina de plantas y árboles, la recolectan las abejas para proteger su colmena. En el mercado está disponible en diferentes fórmulas; por ejemplo, gotas y spray reforzado con jengibre, miel o menta. Así lo venden en la tienda de productos naturales y orgánicos Puro Natural. Se recomienda usarlo para combatir estados gripales junto a otras terapias, porque entre sus propiedades se cuentan acciones bactericidas y la activación del organismo para producir anticuerpos. También protegería el sistema respiratorio para aminorar efectos de la contaminación atmosférica e, incluso, se le describe como suplemento alimenticio si se mezcla con miel. Estaría contraindicado en casos de asma bronquial alérgica, por lo que es importante consultar con un médico.

EN JUGOS O EN CÁPSULAS. El zinc se relaciona con la regeneración de la mucosa respiratoria y el fortalecimiento del sistema inmune. Son ricos en este mineral las semillas de zapallo, las legumbres, la carne magra, los huevos cocidos, los cereales integrales y la levadura de cerveza, que es rica en vitamina B, otro fortalecedor de las defensas. Ésta proviene de la malta de cebada que se deja en tanques de maduración, se consume en cápsulas o en polvo, para agregar en jugos o batidos, y se encuentra a la venta en tiendas naturistas, como Dellanatura.