Entrevistas

Las 6 verdades de Willy Semler

Tras un tiempo alejado de la pantalla grande, el actor vuelve al cine con un rol protagónico en Crisis -película del joven director Martín Pizarro-, un personaje que lo ha hecho repasar sus propias crisis profesionales y personales, las del teatro, el cine y la televisión.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Foto Juan Pablo Sierra

1. “Roberto del Río (nombre de su personaje) es de esa gente que ha tenido por mucho tiempo una depresión no detectada y que ha sabido seguir remando con ella a cuestas; que le pasan cosas traumáticas y se las arregla para seguir funcionando, acarreando frustraciones, pero que vive en una cuenta regresiva; no se llega a ella en la película, pero se nota que el tipo va para allá”.

2. “Hay crisis más letales donde simplemente abandonas, pero hay otras que encuentran una luz al final del túnel (…) Ocurre mucho más en pegas que no son por vocación. En este país hay una gran cantidad de economistas que querían ser pintores o chefs, que decidieron hacer esa transacción por ganar más plata y que se desahogan comprándose grandes casas en La Dehesa. Para mí eso es un sinsentido que genera frustración”.

3. “Estos muchachos con los que hacemos la película son un equipo de gente joven que creen en lo que están haciendo, queman las naves y se les va la vida en esta cuestión. Pero es un rubro inestable. No son Fábula o los hermanos Larraín, que tienen un talento y una creatividad increíbles, pero también un palo verde en la caja chica y un listado infinito de conexiones. Cuando estás parado en el primer descanso de la escalera y no estás abajo, te animas más”.

4. “No tengo mayores vínculos con la televisión, y si entrara de nuevo a un elenco de teleseries, sería la negociación la que me haría decidir, sobre todo a estas alturas de la vida en que tengo una forma completamente autónoma de trabajo. Si las lucas que gano en el mes se triplican o duplican lo pienso, porque además si te casas con la tele, ahí quedas, no hay tiempo para hacer otras cosas. Además en las teleseries los elencos son cada vez más jóvenes, me podría doler el ego si me llaman para ser el abuelo de alguien (ríe)”.

5. “La televisión (abierta) es un medio en crisis, pero terminal. No sé cuánto se va a demorar pero se va a vencer por una cuestión generacional. Los cabros hoy ven los contenidos que quieren en forma libre gracias a plataformas como Netflix, que tienen una capacidad de generar contenidos imbatible”.

6. “Además la crisis (en TV) se produjo porque se transformó en un negocio que no funcionó porque su rol no es ganar plata, su rol es generar contenido (…) Hace 4 años aparecieron las teleseries turcas y todos los canales empezaron a comprarlas; les da lo mismo saturar el mercado, compran lo de moda en el momento y eso es porque la gente que está tomando decisiones en televisión no es de televisión, son economistas”.