Moda

Conoce a Gal Gadot, la primera ‘Mujer Maravilla’ en llegar al cine

Gal Gadot ha marcado varios hitos con su participación en Wonder Woman: la israelí es la primera extranjera en interpretar el papel (siempre habían sido actrices estadounidenses) y es el debut del personaje en la pantalla grande. La actriz es también modelo, motoquera, mamá de dos niñas, artista marcial y dueña de un hotel. ¡Más multifacética, imposible!

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Con un 1.78 mts de estatura, un cuerpo y facciones envidiables, es poco probable que Gal Gadot (32) pase inadvertida. La actriz nacida en Rosh HaAyin, Israel, tiene una historia bien particular. Sus abuelos maternos son sobrevivientes del holocausto y su nombre significa ‘ola’ en hebreo. A los 19 años se transformó en Miss Israel y a los 20 se enlistó en las Fuerzas de Defensa de su país, donde se desempeñó como instructora de combate durante dos años.

Entró a la universidad para estudiar leyes, sin embargo, el concurso de belleza le abrió las puertas al modelaje, carrera que la sitúa actualmente como la segunda modelo israelí mejor pagada del mundo. Es rostro del perfume Bamboo de Gucci y ha trabajado con marcas como Jaguar y Huawei también.

Debutó en el cine internacional con Fast & Furious 4 –y participó en la versión 5 y 6 también, donde ella optó por hacer sus propias escenas de riesgo, ya que es una experta motociclista y tiene un modelo Ducati Monster-S2R del año 2006 (googléala y verás que es está lejos de ser una scooter). Es súper deportista, practica voleibol, básquetbol y tenis, y en el gimnasio entrena en muros de escalada.

Gal se casó en el 2008 con su pololo de toda la vida, Yaron Varsano y juntos son dueños del Hotel Varsano, de cinco estrellas ubicado en Tel Aviv. En 2011 nació su primera hija, Alma y en marzo de este año, la segunda, Maya. Muchas de las escenas de la recién estrenada Wonder Woman las filmó embarazada y contó a Jimmy Faloon en su talk show del 24 de mayo: “me ponían un triángulo verde en la panza para trabajarlo después en post producción. Ustedes me ven en la película toda cool, pero realmente estaba corriendo con una barriga verde jajaja”.

En el programa también confesó que estaba a punto de tirar la toalla con la actuación por el desgaste de viajar en familia a los castings en L.A. desde Israel, y la sensación de rechazo permanente. Pero la Mujer Maravilla le cambió el panorama. Habrá que seguirle los pasos a Gal Gardot.