Belleza

Cómo detectar si tu pelo está (de verdad) seco

Sin saber, hay veces en las que pecamos y saturamos nuestro cabello de productos, creyendo que está permanentemente seco y sin vida. Serums, cremas, acondicionadores especiales y mascarillas son aplicados sin cesar, cuando en realidad no siempre los necesitamos. Coca Oyarce, cofundadora de La Guapa Simona, entrega tips para saber lo sí y los no de un pelo realmente seco.

  • Francisca Quirós M.

Compartir vía email

Aclaremos algo: ¿está tu cabello seco?

“Si crees que puedes tener el pelo seco, es sencillo darse cuenta: tócalo. Si es el caso, al tacto se sentirá áspero y duro”, dice Coca Oyarce, de La Guapa Simona. Hay que preocuparse especialmente de las puntas, y observar si de un mismo pelo salen varias puntas más. “Estas puntas están, sin duda, partidas y hay que cortarlas”, agrega.

Ahora bien, si notas que tus puntas se están volviendo blancas “es porque tienen daño mecánico, sufrido por el exceso de secador o herramientas como la plancha u onduladora”, explica Oyarce. Otros indicadores de que tu pelo requiere hidratación son si tiene estática y si se enreda de forma fácil, o si derechamente luce opaco y sin brillo.

Sí, está seco. ¿Y ahora qué?

Si tu pelo ha pasado por procesos de coloración, es clave hidratarlo constantemente. Lo mejor es realizar “tratamientos de masajes con aceites y vitaminas una vez al mes. Si aún sientes que le falta, lo mejor es cortar tu pelo. No es necesario sacrificar el largo, puedes cortarlo tú misma (aunque ojalá en una peluquería) con la técnica del hairdusting”, dice Oyarce.

El hairdusting es una técnica de corte en la que el largo del cabello no sufre cambios. El objetivo es eliminar las puntas abiertas, que son tan poco favorecedoras. “Enrolla pequeñas secciones de pelo y notarás que se disparan todas las puntas. Toma unas tijeras de buen filo y corta todo lo que sobre. Así, estarás limpiando las puntas sin necesidad de acortarlo”, indica la experta Coca Oyarce.

“No te olvides de tomar agua y que en tu dieta haya proteínas animales o vegetales”, enfatiza Oyarce, “ya que cada uno de nuestros folículos pilosos está compuesto en un 91% de proteínas, que le dan fuerza y vitalidad al cabello para mantenerse firme, brillante y sano”. Es ese el motivo por el que muchos tratamientos incluyen keratina y colágeno, pues son proteínas que el pelo tiene naturalmente y lo ayudan a ser más flexible. Lo importante es no abusar del calor, color ni pasar mucho tiempo sin cortarlo.

No todo lo que no-brilla está seco

“¡Los excesos nunca son buenos!”, enfatiza la experta de La Guapa Simona. El lema que tiene Coca Oyarce es “no todos los productos a la vez ni en grandes cantidades”, dice. “Lo más relevante es un buen diagnóstico, para que uses productos especiales para tu condición de pelo”, explica.

Porque sí que hay una consecuencia por saturar el pelo de productos -y es, irónicamente, el mismo motivo por el que se aplican en primer lugar-. “Principalmente, podría pasar que pierda brillo, se vea opaco y, en casos extremos, se genere caída”, comenta Oyarce. Además, “no te olvides que aplicar muchos productos a la vez, como el aceite para las puntas, un serum y algo para el brillo, etc., no harán que tu cabello se hidrate más. Por el contrario, lo llenas de aceite, cremas y sprays y el pelo no sabrá cómo responder”.

Los productos capilares son beneficiosos siempre que se apliquen correctamente. “Por ejemplo, si aplicas aceite en abundancia y no lavas bien tu pelo, podría ir generándose una ‘película’ que envuelve la hebra capilar y no deja que el pelo respire”, aclara Coca Oyarce.