Vida Sana

De cara y cuerpo al invierno

El frío, el viento y la calefacción, tan característicos de esta temporada, son factores que alteran nuestra piel, secándola, apagándola y volviéndola más frágil y delicada, especialmente en aquellas personas con piel más sensible. Hablamos con distintos especialistas y con su asesoría reunimos los mejores consejos para proteger nuestra cara, brazos y piernas.

  • Alejandra Villalobos y Andrea Hartung

Compartir vía email

Cara

ROSTRO. Cuando baja la temperatura, la irrigación sanguínea se torna deficiente en las zonas periféricas del cuerpo y la piel pierde luminosidad y tonalidad. La elasticidad también se ve afectada pues las fibras elásticas y otros componentes del tejido conjuntivo ven su producción disminuida. Para resolverlo la cosmetóloga y directora del centro Medsthetik Mónica Böhmer aconseja usar en esta época cremas con alfahidroxiacidos. “Ellos facilitan la penetración de otros activos como ceramidas, ácido hialurónico, ácido salicílico, urea, lactato de amonio y sustancias naturales de la piel que la mantienen hidratada”, dice. También es ideal aplicar serums, ya que sus activos nutrientes protegen las fibras elásticas, promueven la contracción de las fibras de colágeno y tienen acción anti-radicales libres. “Además penetran con rapidez, otorgando hidratación y nutrición prolongada, y reestructurando el relieve cutáneo, mejorando así las líneas de expresión”, dice la especialista.

CUELLO. La zona del cuello tiene muy pocas glándulas sebáceas y por eso tiende a secarse muy fácilmente. “No se debe descuidar esta zona. Hay que aplicar las mismas cremas que en el rostro y en la rutina es importante incorporar una máscara nutritiva una vez a la semana para evitar que la piel se reseque más de la cuenta”, explica Mónica Böhmer.

“En esta época hay que evitar los baños muy calientes, ya que eliminan la humedad de la piel y la grasa adicional”, dice Mónica Böhmer. Pero agrega que es la mejor época para trabajar en el cuidado del cutis y prepararlo para el verano.

OJOS. Pese a que estamos acostumbrados a proteger nuestros ojos en verano, que es cuando nos sentimos más expuestos, no podemos olvidarlos esta temporada. María José Bari, dueña de óptica Influencers, recomienda para el invierno lentes de sol polarizados. “La luz, cuando se refleja en el agua, la nieve o el hielo resulta molesta y dañina para nuestros ojos, especialmente en los días nublados”, dice. En cuanto al tipo de lente, explica que “lo ideal sería escoger uno que proteja bien desde todos los ángulos, es decir, que sea un poco envolvente, ya que en invierno el deslumbramiento periférico es un problema”.

Brazos

tema42

CODOS. La doctora Patricia Apt, dermatóloga de la Clínica Las Condes, explica que esta parte de los brazos debe recibir una atención extra durante la temporada invernal, para evitar los efectos negativos del frío. “En invierno es importante hidratar bien toda la piel, con un cuidado especial en los codos, donde esta es más gruesa. Ahí se recomienda hacer pequeñas exfoliaciones diarias suaves, o al menos tres veces por semana, para eliminar la piel muerta”, dice la especialista.

CUIDADO ESPECIAL. Al igual que el cuello, las manos son reveladoras del paso del tiempo. Para evitar su envejecimiento prematuro la dermatóloga recomienda usar mucho protector solar en las zonas expuestas y no descartar el uso de las mismas cremas antiedad que se usan en la cara y el cuello.

MANOS.  La especialista de Clínica Las Condes agrega que las manos se secan mucho al estar expuestas, por lo que hay que evitar los excesos de agua y jabón. “Esto solo la reseca aun más. Por lo mismo debemos aumentar la aplicación de cremas hidratantes que además contengan vitaminas”. Añade que hay personas muy susceptibles a los cambios climáticos: “Ellos incluso pueden sufrir  de sabañones o llagas; en estos casos se recomienda lavar las manos con agua tibia en vez de fría, además de proteger con guantes”.

Entre los cuidados especiales que se recomiendan para combatir el frío está usar guantes, aumentar la aplicación de cremas hidratantes y evitar el exceso de agua y jabón.

Piernas

tema43

RODILLAS Y TALONES. Al igual que los codos, las rodillas y los talones tienen la piel más gruesa, lo que los hace más susceptibles a los daños que pueden provocar las bajas temperaturas. La dermatóloga Patricia Apt recomienda incrementar la hidratación y exfoliación en esta zona, “idealmente aumentando a más del 20% la cantidad de urea en las cremas que se utilicen”.

LOS PIES. En invierno, los pies suelen estar cubiertos por calcetines y zapatos gruesos, lo que puede favorecer la aparición de hongos y verrugas. Para evitar este tipo de infecciones, la doctora Apt explica que “las personas deberían evitar caminar descalzos en ambientes contaminados, como el baño y la cocina, y es fundamental secarse siempre bien los pies y luego aplicar cremas gruesas con mayor capacidad de penetración”. No se recomienda abrigar los pies en exceso con calcetines muy gruesos, especialmente si hay problemas de sudoración.

PARA LAS PIELES SENSIBLES. La especialista agrega que si bien todos debemos preocuparnos del cuidado de la piel en invierno, las personas con más sensibilidad deben tener extraprecaución. “Si hay callos es bueno hacer una exfoliación con una lima, y en casos donde la piel sea muy sensible se recomiendan cremas que incluyan entre sus componentes a la dimeticona, que ayuda a sellar la piel”.