Vida Sana

Ruta del pan saludable

Sin grasas, con semillas, hechos a partir de masa madre o utilizando aguas especiales…Los panes saludables se toman la ciudad. Además de ofrecer deliciosos y nuevos sabores, contribuyen a una alimentación sana que favorece la digestión.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Amor y pan


Harina integral, agua vitalizada, sal de mar, una pizca de levadura y mucho amor. Esa es parte de la receta de esta panadería dedicada a hornear pan absolutamente integral. “Nuestro proceso de elaboración artesanal se realiza sin prisas, cuidando cada detalle, desde la selección y búsqueda de los ingredientes hasta el momento en que el pan recién horneado se entrega a cada uno de nuestros clientes”, dice Pedro, uno de los dueños de Amor & Pan.

Sus panes no tienen lácteos, azúcar, materias grasas, aditivos ni preservantes. Además, y basándose en los estudios del japonés Masauru Emoto, toda el agua empleada pasa por un proceso de filtrado para quitar los elementos pesados y partículas duras; luego se ‘intenciona’ con vibraciones elevadas a través de mantras de amor y gratitud. “Esta sagrada rutina es realizada día a día y, a través de ella, logramos entregar un pan más saludable, sabroso y de mayor duración”.

Tienen pan de molde tradicional, hogaza (similar al baguette), una línea de pan integral tradicional, multigrano, de centeno (solo molde) y otra línea integral con miel y frutos dulces: miel-nuez y ciruela-linaza.

Loreley 59, La Reina.

Le Mitron


Hace más de un año que el panadero francés Mathieu Girault cautiva clientes con su pain au levain. “No ocupo levadura industrial, solo masa madre para fermentar mis panes”, explica.

La masa madre es una fermentación natural de la harina, lenta y compleja, gracias a la que se puede elaborar un pan más fácil de digerir, más aromático, con más sabor y de excelente conservación. Este proceso activa la fitasa, una enzima de la harina que destruye gran parte del ácido fítico presente en las harinas integrales y que puede ser causa de desnutrición.

“Mi pan tradicional no lleva nada más que harinas blancas e integrales, agua purificada y sal de mar. Además de ese pan, cada semana preparo baguettes, dos tipos de panes especiales, uno con semillas y otro gourmet. También un pan sin gluten”, dice Mathieu.

Algunos clientes retiran los pedidos en la casa del panadero, en el sector de Plaza Sucre (Providencia), y otros, en el restaurante vegetariano La Fraternal (Ñuñoa).

Pedidos: lemitronsantiago@gmail.com

Pan Semilla


Motivados por una alimentación limpia y saludable, los artesanos de Pan Semilla se definen también como sibaritas incansables en la búsqueda del sabor.

Ofrecen dos formatos: panes ciento por ciento integrales y veganos. Algunos ejemplos son el pan centeno integral de linaza, sésamo y salvado, centeno chía-zanahoria y centeno de maravilla.

Destacan en especial la barra multicereal, su producto estrella entre las variedades integrales, al ser preparado sin materia grasa, sin leche, sin huevo y sin conservantes.

Echeñique 5224, Ñuñoa

pan620x300

Dulcegratitud


Su oferta es de panes germinados y deshidratados, más conocidos como panes esenios. En su elaboración se ‘activan’ los cereales y las semillas a utilizar: quínoa, sarraceno, centeno, kamut, trigo, chía, linaza, sésamo o mostaza. Luego se germinan, se mezclan con hierbas y condimentos, por ejemplo romero, orégano, merquén, tomillo, eneldo, cebolla, sal de mar o aceite de oliva, y se muelen para formar una masa que se estira en una placa antiadherente, pasando por un período de secado en un deshidratador de alimentos.

Gracias al proceso de germinado, estos panes son aptos para diabéticos, pues se elimina la mayoría del almidón presente en las semillas. Asimismo, son ricos en fibra, no contienen levadura y tampoco harina de trigo.

Dulcegratitud vende a pedido y, dependiendo de los ingredientes, les puede tomar de dos a cinco días el proceso de elaboración. Los panes se retiran en su taller, cerca del metro Francisco Bilbao.

Pedidos: contacto@dulcegratitud.cl

El Tamiz


Panes ciento por ciento integrales y ciento por ciento de centeno, sin una pizca de harina blanca. Es parte de la oferta de esta panadería de barrio ubicada en Ñuñoa, nacida como un emprendimiento familiar para crear productos con sabor y calidad.

También elaboran y venden pan multigranos, sin aporte de grasa y con mezcla de tres harinas: integral, centeno y blanca. Sus panes ciabatta tampoco llevan grasa, solo harina y sal, además de un largo proceso de fermentación. La variedad panini lleva un poco de aceite de oliva, y pita, algo de aceite vegetal.

Simón Bolívar 2975, Ñuñoa.

Granero del goloso


En este almacén del centro de Santiago se vende pan ciento por ciento centeno y elaborado artesanalmente con masa madre. Los productos preparados con este tipo de levadura leudan naturalmente en un proceso que puede durar más de ocho horas, tiempo en que el gluten y el almidón del trigo son transformados en proteínas y carbohidratos más digeribles, facilitando la digestión en personas con un nivel leve de intolerancia al gluten. Esta fermentación también favorece la absorción de la vitamina B21, zinc, hierro, magnesio, cobre y fósforo, fuertemente reducidos en el horno si se hace uso de levadura comercial como fermento.

Las harinas de Granero del Goloso no contienen blanqueadores ni preservantes y la sal que utilizan es extraída de forma artesanal en la localidad de Cáhuil, Pichilemu.

San Antonio 449. Santiago Centro