Vida Sana

El poder del té oolong

Este té, similar al negro y al verde, cada vez es más valorado por sus propiedades benéficas, entre ellas su gran poder antioxidante y su uso como prevención de ciertas enfermedades.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

 Producción Magdalena Mendía Foto Alejandra González

¿Qué es y de dónde proviene?

La nutricionista de Red de Salud UC Christus Marcela Ortiz explica que el té de oolong se encuentra a mitad de camino entre un té rojo y uno verde. Tiene un proceso de semifermentación y proviene de la planta Camellia sinensis, originaria de China, específicamente de la provincia de Fujian, donde se cultiva desde hace más de 400 años. Es considerado un té fino, aromático, de sabor agradable y afrutado.

Sus componentes nutricionales.

Denisse Ortiz, naturópata y experta en plantas medicinales (naturopatadenisseortiz@gmail.com), entrega los componentes nutricionales del té oolong:

  • Posee vitaminas y minerales tales como calcio, manganeso, cobre, carotina, selenio y potasio, así como vitamina A, B, C, E y K.
  • Contiene ácido fólico, niacina y otros alcaloides desintoxicantes.
  • Al ser desarrollado en un procesamiento semifermentado, este té se vuelve rico en compuestos polifenólicos, logrando ser un potente antioxidante.
  • Contiene cafeína, teofilina y teombrina (similares a la cafeína), capaces de estimular el sistema nervioso.

“A diferencia del té verde (rico en catequinas) y el té negro (rico en flavonoides), el oolong es equilibrado en la concentración de estos dos componentes que actúan como protectores celulares por sus propiedades antioxidantes”, explica la nutricionista Daniela Ghiardo.

¿Para quiénes y cuánto?

La nutricionista Marcela Ortiz recomienda consumirlo 2 a 3 veces al día, pero nunca sobrepasar las 5 tazas. Es muy alto en cafeína y algunos de  sus efectos secundarios cuando se bebe en exceso son dolores de cabeza, ansiedad, insomnio, diarrea, ardor de estómago, latido irregular del corazón e incluso estados de confusión.

¿Té verde, negro o té oolong?

Daniela Ghiardo, nutricionista del Centro de Nutrición y Cirugía Bariátrica de Clínica Las Condes, explica la principal diferencia entre los tres tés que provienen de la planta Camellia sinensis. “A diferencia del té verde (rico en catequinas) y el té negro (rico en flavonoides), el oolong es equilibrado en la concentración de estos dos componentes que actúan como protectores celulares por sus propiedades antioxidantes”, dice la experta.

Beneficios para la salud

La naturópata Denisse Ortiz explica que el té oolong entrega grandes beneficios para la salud. Algunos de los que destacan son:

  • Ayuda a mantener un buen peso corporal: el compuesto de polifenoles presente en el té oolong logra de manera muy eficaz el control del metabolismo de la grasa del cuerpo. Al beberlo en nuestro organismo se activan ciertas enzimas que mejoran las funciones de las células de grasa en el cuerpo. Tanto es así, que se cree que su consumo diario ayuda a reducir la obesidad.
  • Piel saludable: este té es muy bueno para quienes padecen de eczema. Bebiendo 3 tazas de té oolong al día se logran resultados en 1 semana, que se mantienen luego de beber este té por 6 meses.
  • Una mente más despierta: el beberlo contribuye a un mejor desempeño mental y a mantener un estado de alerta.
  • Eliminación de radicales libres: los polifenoles presentes en este té, al ser potentes antioxidantes, ayudan a la eliminación de los radicales libres del cuerpo. Por esto es un gran aliado a la hora de prevenir enfermedades como el cáncer, aterosclerosis, accidentes cerebrovasculares, artritis reumatoidea y diabetes, entre otras patologías.
  • Propiedades anticancerígenas: gracias a sus compuestos polifenólicos, los bebedores de té oolong tendrían menos riesgo de contraer cáncer a la piel y de ovario. A su vez, este extracto de polifenol actúa como un instrumento preventivo, ya que sofoca la activación de células cancerígenas y atrapa agentes genotóxicos antes de que puedan ser efectivos.