Eco Mujer

La otra huella verde

Es la de aquellos que valoran el trabajo artesanal, el buen calce y la calidad de un zapato, la de quienes optan por calzado de factura local y de autor chileno, un negocio que suele ir de la mano con el comercio justo y sustentable, que eleva el patrimonio inmaterial rescatando una cadena de oficios donde aparecen diseñadores, modelistas, aparadores y armadores, entre otros.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Foto Archivo

El renacer del zapatero. En la escena nacional las marcas que ofrecen calzado hecho a mano generalmente tienen diseños atemporales, son ciento por ciento de cuero y apuestan por la durabilidad.
Es un mercado que moviliza. Recientemente se creó Calzado Oficio Chile, una plataforma que busca potenciar la conciencia frente al consumo e incentivar la fabricación manual de zapatos. Y para estudiar el fenómeno, durante abril se inició el Diagnóstico Económico del Calzado de Autor en Chile, iniciativa de la consultora Matriz Moda, con la colaboración de ProChile y el patrocinio de Quinta Trends.

Maestros. Lo que perdura es aquello que tiene alma… Así lo creen en Zapatería Maestra, quienes explican que la intención es crear zapatos que acompañen por años. Dicen que el alma de su calzado es el oficio y la forma de rescatarlo desde el pasado sería seleccionando con cuidado cueros y curtiembres nacionales, empleando no solo el trabajo a mano, también la sabiduría del zapatero heredada de la experiencia. En su caso particular, se inspiran en hitos de la moda y los traen a la actualidad sin perder un sello simple para las formas, pero sofisticado en la estructura.

Clásicos y nuevos. Algunas marcas de zapatos de autor ya son conocidas, otras van haciéndose un nombre paso a paso. Entre las que suman varios años en el mercado están La Sebastiana Zapatería -inspirada en la geografía de paisajes de nuestro país- y Nalca Zapatos, que comenzó en 2012 para revalorizar el oficio, rescatando técnicas tradicionales y utilizando materiales chilenos. Cada una de sus piezas es trabajada por manos expertas y sus diseños llevan la esencia de modelos clásicos, además de la tendencia mediante la elección de detalles.

1927 Shoes se inspira en personas y ciudades alrededor del mundo; cada zapato es único y en la suela lleva el número de producto y su fecha de producción. Kalfumalen es otra opción, significa doncella azul en mapudungún y tiene modelos cuyos diseños quieren entregar un relato, además de ennoblecer el oficio con líneas simples y clásicas, algo bohemias también, combinando lo moderno con lo artesanal.

Lo nuevo de Casa Laporte. Esta marca trabaja con la premisa del comercio justo y el cuidado por el medioambiente. Su creadora es Carolina Aguirre, quien realiza talleres de confección de zapatos y, por estos días, estrena imagen para la empresa y presenta un proyecto colaborativo junto a la ilustradora Ignacia Ruiz; se trata de postales que unen el calzado de autor con el arte, mostrando distintos modelos clásicos impresos en papel italiano Acquerello Bianco de la Casa Fedrigonni.

www.casalaporte.com