Columnas

Kris Van Assche, la nueva ola en Dior hombre

El diseñador ha captado y madurado un nuevo público para Dior, no solo más joven sino tan épico y romántico como los héroes de las bandas del new wave que dice amar.

  • Mariano Toledo

Compartir vía email

Kris van Assche (40) cumple 10 años al frente de las colecciones de Dior Hombre. Nació en Bélgica y estudió diseño en la Royal Academy of Fine Arts en Amberes, de donde también egresaron Walter van Beirendonck, Ann Demeulemeester, Dirk Bikkembergs y Dries van Noten.

Luego de graduarse en 1998 se mudó a París, donde fue contratado para trabajar como asistente de Hedi Slimane en Yves Saint Laurent, división hombres. En el año 2000 juntos emigraron a la casa Dior, donde Slimane reformuló por completo la estética del hombre Dior y Kris permaneció a su lado como atento aprendiz.

En 2007 Slimane fue reemplazado por Van Assche, quien conserva su puesto, con sobrados méritos, hasta la actualidad.

Durante todo este tiempo su propia etiqueta nunca dejó de funcionar hasta 2015, cuando anunció la suspensión de la misma frente a la dificultad que le significaba llevar adelante ambos proyectos. Dior tomó toda su atención.

Su postura es clara y rotunda. Tan elegante como deportivo, tan lujoso como urbano, y entre los opuestos se conforma aquello que llamo un ‘lenguaje actual’.

Van Assche ha captado y madurado un nuevo público para Dior, no solo más joven sino tan épico y romántico como los héroes de las bandas del new wave que dice amar. Tan héroes como Boy George, quien protagonizó la campaña de Dior del verano 2017.

Sin embargo, la batalla que está dando en Dior parece no terminar, sus reinvenciones de la sastrería clásica apuntan a un público que por ahora está bastante comprometido con el look que impone la calle y las peripecias económicas mundiales.

Su pasión por el ‘dark style’ está muy clara en la estética de los desfiles, en los filmes, las campañas y en la forma en que sus modelos recorren la pasarela. Sus colores predilectos siempre rondan una paleta oscura y profunda; lienzo ideal para dibujar líneas y pespuntes rebeldes en rojo furioso, texturas deshilachadas y superficies remachadas por miles de corchetes.

El espíritu del new wave de los ochenta, también llamado post-punk, es uno de los principales referentes en su esencia. Tanto es así que en la colección de otoño 2017 estampó NEW WAVE sobre el tradicional logo Christian Dior. Esta colección se acaba de presentar en Tokio con motivo de la inauguración de una nueva tienda en el mall de lujo Ginza Six.