Moda

Lactancia bajo los focos

Dar pecho se reivindica como un acto natural que no tiene por qué ser escondido, y se perfila como el nuevo estandarte de la belleza real. Desde las redes sociales de reconocidas modelos y actrices, la imagen de mujeres amamantando pasa a campañas publicitarias y editoriales de moda, demostrando el poder y la nobleza de la lactancia materna.

  • María Paz Maldonado

Compartir vía email

Cuando celebridades como Blake Lively, Gisele Bündchen, Doutzen Kroes, Miranda Kerr y Natalia Vadianova publicaron fotos amamantando a sus hijos en redes sociales, no solo comenzaron a romper uno de los tabúes actuales más incomprensibles, sino que también le dieron el pase a la industria de la moda para que lo incorporara como un acto natural a través de la publicidad y producciones. En junio de 2015 la revista Elle Australia publicó la primera portada de una revista de moda con una mujer dando pecho a su hijo, y recientemente la marca ecoamigable Reformation mostró la misma escena en su campaña de vestidos primavera-verano 2016. Casos aún aislados que ganan fuerza en una sociedad donde la lactancia materna se reivindica como el acto de amor más noble y saludable.

Capturar el momento

Lo de ‘naturalidad’ acá va por partida doble, ya que la mayoría de estas tomas fotográficas, sin ser planeadas, resultaron de la necesidad de las modelos por alimentar a sus bebés en medio de las sesiones. “No era una situación pactada. Zion necesitaba mamar, Nicole (Trunfio) le dio el pecho y cuando vimos lo guapos que estaban, simplemente los movimos al set. Fue un momento completamente natural que resultó en una imagen poderosa”, dijo la editora de Elle Australia, Justine Cullen, tras la publicación (que llegó solo a suscriptores), y que suscitó opiniones a favor y en contra.

La situación se repitió en el caso de la firma estadounidense Reformation, cuando la modelo Abby Brothers debió alimentar a su hijo mientras fotografiaban el catálogo de vestidos, imagen que fue capturada por el fotógrafo y luego publicada en la cuenta oficial de la firma en Instagram. “Fue un momento muy natural el que captamos, y que hace ver la maternidad muy fashion y cool. Sabía que publicar la fotografía en redes sociales empezaría algo, pero no estaba segura de qué. La audiencia del ‘social media’ puede ser un poco negativa y me cuesta predecir eso. Me puso muy feliz la respuesta positiva que tuvo”, dijo la fundadora de la firma, Yael Aflalo, en una entrevista al sitio Refinary29.com. La imagen, con el título Cool Dress, Mom. Engineered for Easy Access (Vestido cool, mamá. Ideado para acceso fácil), tuvo 10.000 likes y casi 500 comentarios aplaudiendo la iniciativa, y elevó enormemente la popularidad de la joven marca.

Imagen oficial de la campaña de vestidos de primavera-verano 2016 de Reformation, protagonizada por la modelo Abby Brothers y su pequeña hija.

Menos casual, pero igualmente poderosa, fue la fotografía de la actriz Olivia Wilde amamantando a su hijo Otis en una producción editorial de moda para la revista Glamour EE.UU., en su edición más importante del 2014. Días después de la publicación, la actriz explicó por qué quiso incorporar este íntimo momento en la sesión, durante su visita al programa de NBC Today Show de Savannah Guthrie: “Estaba trabajando para hacer la portada del número de septiembre de Glamour, y como necesitaba amamantar a mi hijo Otis, lo llevé. Cuando lo tuve que alimentar pensé que lo tendría que hacer detrás de la cámara o frente a ella, y dije ‘¿sabes qué?, fotografíenme porque este momento es parte de mi vida real”.

“La moda fue y sigue siendo un referente importante que contribuye a fortalecer o debilitar valores y prototipos que, como fenómenos sociales, son dinámicos.   Promover la lactancia como una práctica natural, sana y beneficiosa en todo sentido, tanto para la madre como para el bebé, tiene que ver con aceptar que existen fuerzas culturales que hoy valoran otro tipo de belleza’”, explica Fabiana Argüello, licenciada en publicidad y comunicación, y profesora de Marketing de Moda en Espacio Buenos Aires (EBA).

Abby Brothers da pecho a su hija en medio de la sesión, imagen que luego la marca compartió en Instagram (@reformation) el Día de la Madre, para demostrar lo cómodo que son sus vestidos escote V a la hora de amamantar.

La moda se abandera

Pero más allá de las atractivas imágenes, a través de sus planes de publicidad y marketing y de los rostros de quienes participan en ellos, la industria de la moda comienza a alzar la voz para promover la lactancia y sus múltiples beneficios para el bebé y la madre.

“¿He de sentir la necesidad de cubrirme con un gesto tímido para alimentar a mi bebé en espacios públicos, pero extrañamente no he de sentirme de la misma manera cuando tengo que posar en topless en nombre del arte para algunas editoriales? El mundo parece no tener sensibilidad cuando se trata de la sexualización del pecho o de exponer la violencia en televisión… ¿Por qué debería entonces ser diferente cuando se trata de la lactancia materna? La lactancia materna no es sexual, sino natural”, escribió la modelo Candice Swanepoel -uno de los ángeles de Victoria’s Secret- en su cuenta de Instagram (@angelcandices) al publicar una foto dando pecho a su hijo Anacã.

Su manifiesto se alinea con el mismo discurso con el que modelos como Gisele Bündchen y Natalia Vadianova ya venían haciendo ruido en redes sociales, y del que ahora hacen eco las marcas. “La moda fue y sigue siendo un referente importante que contribuye a fortalecer o debilitar valores y prototipos que, como fenómenos sociales, son dinámicos. Promover la lactancia como una práctica natural, sana y beneficiosa en todo sentido, tanto para la madre como para el bebé, tiene que ver con aceptar que existen fuerzas culturales que hoy valoran otro tipo de ‘belleza’. La belleza de lo natural, alejado cada vez mas de lo artificial”, explica Fabiana Argüello, licenciada en publicidad y comunicación, y profesora de Marketing de Moda en el centro de estudios de moda, diseño, fotografía y business Espacio Buenos Aires (EBA).

Un sólido camino hacia la ‘belleza real’ que tanto se publicita y celebra, en la que ganan tanto la marca como su público. “Ambos se benefician. En primer lugar las marcas, porque son los clientes los que impulsan los cambios, y las que no estén atentas a estos cambios serán percibidas como lejanas a las valoraciones de sus clientes. Y los clientes se benefician porque se fortalece la asociación de la mujer con unas de sus capacidades más intrínsecas y valiosas: dar y cuidar la vida”, agrega Fabiana.

La portada de Elle Australia de junio 2015 donde la modelo Nicole Trunfio aparece dando pecho a su hijo Zion. La edición especial solo llegó a suscriptores.