La Comensala

La Percanta

Estaba muy bueno, nos encantó: caldo sabroso, choritos a punto y el toque final le hacía mucha gracia al plato, otorgándole una nueva personalidad

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Desde Bellavista a La Dehesa, gran salto se pegó La Percanta. Este local en Lo Barnechea es espacioso, luminoso, cálido, con amplios ventanales, piso pintado de rojo, fuegos a la vista, mucha madera, bastante terraza y amplio estacionamiento. Es decir, con todas las comodidades para albergar harto público en un sector de creciente interés para la industria gastronómica. El garzón que nos atendió, Martín, me pareció en ese momento que fue quien me había atendido hace unos años cuando fui al primer local de este restaurante, y cuyo trabajo destaqué en la crónica. De la amplia carta, que revisamos buscando qué nos provocaba comer, pedimos unas mollejas doradas al limón y una cacerola de choritos para compartir, junto a dos copas de pinot noir Leyda Las Brisas. Teníamos hambre, así que dimos cuenta de la panera con fugazza calentita y una rica salsa en base a pimentón para untar, mientras esperábamos las entradas y sin decidirnos del todo por el plato de fondo. Llegaron las mollejas sobre una plancha hirviendo, muy crocantes pero un tanto chiclosas y delgadas, acompañadas de limón y servidas con sal gruesa (en mi mente había unas mollejas gorditas…). Luego la caldera con los choros, plato que nos sorprendió encontrar en un lugar de este tipo, acompañada de papas fritas. La cacerola la preparan con vino blanco y sobre los choritos agregan un toque de puerros con tocino y crema. Estaba muy bueno, nos encantó: caldo sabroso, choritos a punto y el toque final le hacía mucha gracia al plato, otorgándole una nueva personalidad. Martín nos trajo un aguamanil para poder limpiarnos los dedos, otro detalle importante en el servicio del lugar. No alcanzamos a pensar mucho qué plato de fondo pedir, ya que con este picoteo nos quedó justo espacio para probar un par de postres (para otra visita quedarán las carnes y las pastas al horno de carbón, los sánguches y las ensaladas). Los elegidos fueron una tarta de coco que imaginé más mojadita y encontré un poco seca y azucarada, y una crema asada de dulce de leche de la cual venían dos moldecitos en el plato con más dulce de leche. Los postres están pensados para compartir, buena idea en un sector cuyo público debe ser mayoritariamente familiar. Al final, cuando pedimos la cuenta, el garzón me dice algo así como “un placer volver a atenderla, señora Pilar, siempre leo sus columnas y recuerdo cuando me mencionó”… Con todo, aunque hay detalles que ajustar, La Percanta es un lugar superagradable para estar, con amplia oferta y sin duda una buena opción para el barrio.

Consumo: $31.400 lo descrito + 2 espresso.

NOTA: 5.8 / Av. El Rodeo 13350, Lo Barnechea. Teléfono +562 2 2247 2358. Lapercanta.cl