Vida Sana

Cuando la realidad supera a la ficción

Siempre lucen espectaculares, jamás se cansan y cuentan con ayuda doméstica 24/7. Al pensar en las estrellas que son madres, muchos creemos que en su caso la crianza resulta tan fluida como un paseo por la alfombra roja. No obstante, cada vez son más las famosas dispuestas a botar por tierra este mito en pos de una maternidad que tiene más en común con la nuestra de lo que pensamos.

  • Catalina Ábalos L.

Compartir vía email

Parecía una publicación más de Instagram escrita por una mamá ‘chocha’. El pasado 14 de abril la modelo y esposa del famoso cantante John Legend (“La La Land”), Chrissy Teigen (31), posteó: “¡¡¡Feliz primer cumpleaños, Lu!!! Mi amor. Tienes lo mejor de tu papá y mío, no puedo creer lo mucho que ha pasado en tus primeros doce meses de vida. Te queremos de aquí a la Luna”.

También tuiteó un tierno video donde la pequeña Luna Simone aparece jugando con una cocina de juguete de regalo, al lado de una gran torta con su nombre decorada por la maniquí, quien además es una hábil chef y autora de libros de cocina.

Hasta ahí todo acorde a la imagen que la mayoría de los mortales tenemos de las madres hollywoodenses. Entiéndase que la maternidad es algo fácil, que volver al peso ideal demora poco tiempo (o nada) y que los hijos son unos adorables y bien portados querubines dignos de portada, al igual que sus estilosas y guapas mamás.

Pero -valiéndonos de los dichos de la propia Chrissy- efectivamente había pasado mucha agua bajo el puente desde el nacimiento de su hija. Solo dos semanas antes fue portada de la edición de abril de la revista Glamour USA, donde en un honesto ensayo confesó que tuvo depresión posparto, información inédita hasta ese entonces para el público y los medios.

Para Teigen los síntomas fueron tanto psicológicos como físicos. Se sentía estresada y triste, sentimientos que adjudicó a que justo se estaba cambiando de casa. Asimismo, sufría de constantes dolores de espalda, hombros y articulaciones, perdió completamente el apetito, y el solo hecho de levantarse de la cama para ducharse le significaba un esfuerzo titánico.

Cerca de Navidad su marido, preocupado al verla en ese estado, la llevó al doctor. El diagnóstico fue claro: depresión posparto y ansiedad, recetándole medicamentos y psicoterapia.

En su carta a los lectores, Chrissy Teigen admite que nunca antes había escuchado a alguien decir que sufría depresión posparto. Tampoco pensó que fuera su caso ya que nunca sintió rechazo hacia su guagua.

“Me sentía culpable porque tengo una existencia privilegiada en todo sentido, pero esta enfermedad no discrimina. No podía controlarla. En parte esa es la razón por la cual me demoré tanto en hablar. Sé que puedo sonar como una niña mimada y quejumbrosa, muchas personas en el mundo no tienen familia, ni dinero ni ayuda médica para hacer frente a este problema. Jamás había sentido tanto respeto por todas las madres, especialmente por aquellas que han padecido depresión posparto (…). Estoy haciéndolo público porque quiero que las mujeres sepan que puede pasarle a cualquiera, y que no deben sentirse avergonzadas o solas. Sin ser una experta en el tema, lo único que sé es que -al menos para mí- el solo hecho de ser abierta al respecto ayuda”.

Con millones de seguidores en Twitter y gran visibilidad en redes sociales, rápidamente la ‘confesión’ de la modelo se viralizó, y miles de medios desde CNN hasta el Huffington Post cubrieron la noticia. Todos destacaron su valentía y franqueza, en especial las féminas, muchas de las cuales también lidiaron -o estaban lidiando- con esta enfermedad, donde la revelación de Teigen las hizo sentir acompañadas.

La modelo de Sports Illustrated no es la primera. Otras celebridades que han padecido depresión posparto son la protagonista de la serie Friends Courtney Cox, la actriz Gwyneth Paltrow con su segundo hijo, Moses (11), y Brooke Shields. El caso de esta última fue tan severo que incluso llegó a pensar en el suicidio, relatando su experiencia en el libro ‘Down Came the Rain: My Journey Through Postpartum Depression’ (“Y Cayó la Lluvia: Mi Viaje a través de la Depresión Posparto”). Imposible olvidar su pública pelea con el también actor Tom Cruise, quien siguiendo los dictados de la Cientología -credo que profesa- le reprochó a Shields tomar antidepresivos como tratamiento. La respuesta no se hizo esperar, con una editorial redactada por la misma Brooke en el New York Times, donde lo acusaba de “ignorante frente a un problema serio”.

En lo que parece ser una sincronía, otra actriz, la británica Sienna Miller (35), portada de la Revista Allure de mayo, contaba que antes de llegar a la sesión de fotos tuvo que pasar a dejar a su hija Marlowe (4) -mochila de Hello Kitty incluida- al colegio.

#SiennaMiller is our FIERCE May cover star — and she’s giving us an intimate glimpse into her life as a single mom. Over the years, Miller has given a series of remarkable performances — in #Foxcatcher, #AmericanSniper, and now #TheLostCityOfZ — playing wives struggling to be more than wives, beautiful women no longer interested in being beautiful. For her, becoming a mom is what changed her from the Sienna you’d see in the tabloids. “I do miss my breasts being where they were,” she says, though, because that’s just who she is. “And, yes, I have nipples like fighter pilots’ thumbs. But I also sort of like that they’re a little ’70s. And that they fed my kid.” Tap the link in bio for the full cover story. (? : @studio_jackson ?: @alexwhiteedits, ?: @estherlangham, ?: @wendyrowe, ?: @ricaromain)

Una publicación compartida de Allure Magazine (@allure) el

Ello junto con relatar una faceta menos glamorosa de la maternidad. “La otra noche escuché que mi hija me gritaba desde su pieza en el segundo piso, justo antes de resbalar en el vómito que le había causado un rotavirus. Tuve que bañarla al tiempo que nuestro perro lamía el piso. Estaba literalmente desnuda, trapeando y llorando a medianoche. Ustedes saben, como muchas mamás. Es algo muy gratificante, pero al mismo tiempo a veces te sientes sobrepasada por tanta responsabilidad”, confidenció.

Cuesta imaginar a la it girl, símbolo del estilo boho chic y rostro de marcas como Pepe Jeans y Hugo Boss, en una situación tan doméstica, pero lo cierto es que sus palabras solo confirman que la maternidad tiene vivencias y lugares comunes para todas las mujeres, sin importar cuán famosas sean.

Las cosas como son

Al parecer Hollywood está acusando recibo de esta necesidad de realismo maternal. El año pasado se estrenó la película ‘Bad Moms’ (“El Club de las Madres Rebeldes”), una comedia de humor negro protagonizada por Mila Kunis (33), una estresada mujer que hace lo imposible por conciliar trabajo y vida familiar. Ello hasta que un día decide ‘tirar la esponja’ y se alía con una madre de familia numerosa, interpretada por Kristen Bell, y otra mamá soltera (Kathryn Hahn), rebelándose ante la tiranía de la perfección impuesta por la presidenta del centro de padres del colegio de sus hijos, encarnada por Christina Applegate.

Después de su estreno la cinta se convirtió en una de las más vistas por Netflix, por lo mucho que la temática resonó en la audiencia femenina.

La propia Kunis, madre de la pequeña Wyatt (2) y Dimitri (4 meses), junto a su marido el actor Ashton Kutcher, contó que ella también ha sido víctima de bullying como mamá. En entrevista a la revista People reveló que “muchas veces me han mirado feo por amamantar en público, la gente sigue considerándolo como algo sexual siendo que no lo es. A ellos les digo: si los pechos no son para ustedes, simplemente no miren”.

Lo mismo le pasó a la cantante Pink, quien casi llega a los puños en un restaurante cuando un hombre la insultó por amamantar a su hija mayor, Willow (5), siendo esta un bebé. La ganadora del Grammy no olvida el incidente, y hace pocos días subió a Instagram una foto suya dándole pecho a su hijo menor, Jameson (4 meses), bajo el hashtag “#nos dio sed mientras estábamos de excursión#guagua feliz#normalicemos la lactancia”.

Hiking makes us thirsty! #happybaby #hotpocket #normalizebreastfeedingyo #arewethereyet

Una publicación compartida de P!NK (@pink) el

Otra estrella que se ha referido a la lactancia como “un trabajo a tiempo completo donde con suerte puedo dormir una hora de corrido” fue Blake Lively (29), protagonista de la popular serie de TV ‘Gossip Girl’. Ella junto al actor Ryan Reynolds son padres de las pequeñas James (2) e Inés (7 meses).

Y como las críticas son para ambos lados, también han sido sometidas al escrutinio público aquellas figuras con problemas de lactancia.

En medio de un concierto para 20 mil personas en Londres, la cantante inglesa Adele se sinceró con los presentes. “La presión que sufrimos las mujeres por amamantar es una estupidez. No a todas se nos da fácil. ¡Algunas no podemos hacerlo!”, dijo la mamá de Angelo (4), quien dio pecho por 9 meses y de un día para otro se le cortó la leche por lo que tuvo que recurrir a la fórmula.

Igual experiencia tuvo la top model Coco Rocha, quien estando de vacaciones en Hawái posteó en Instagram lo mucho que la ayudaba el servicio Go Butler, con despacho a domicilio de la leche de tarro que tomaba su hija Ioni. En la publicación sale una foto de la bebé sonriendo mientras toma su mamadera. Los ‘trolls’ virtuales no se hicieron esperar, con varios acusándola de egoísta al negarle la leche materna. La maniquí fue tajante en su respuesta en Instagram. “He recibido muchos consejos y críticas no solicitadas después de mi último posteo. Aunque esto no es de su incumbencia, amé amamantar a Ioni en forma exclusiva durante sus primeros cinco meses, y luego se me acabó la leche. Nos pasa a muchas mamás en distintos momentos. Lleva un par de semanas tomando fórmula y está perfectamente sana. Cualquiera que critique cómo crío a mi hija será bloqueado, esto no es una democracia”.

De seguro miles de mujeres que no han podido seguir amamantando por diversas razones la aplaudieron de pie.

Cuestión de peso

A casi todas nos ha pasado. Llegamos a la casa luego de haber tenido la guagua y durante un buen tiempo tenemos que usar nuestros pantalones de embarazada antes de siquiera osar probarnos nuestra antigua ropa. Incluso muchas veces jamás volvemos a nuestro peso original.

Son pocas las mujeres como la modelo de Victoria’s Secret Alessandra Ambrosio, quien afirma que tiene un mejor cuerpo después de dar a luz a sus dos hijos.

Al contrario, para la mayoría es un tema, como dijo con franqueza Kim Kardashian (35), estrella del reality show ‘Keeping Up With The Kardashians’ y mamá de North (3) y Saint (1). “Envidio a esas mujeres que suben solo 9 kilos con unas panzas diminutas, y que a las pocas semanas han recuperado su peso… No es mi caso. Tu cuerpo cambia y es muy difícil volver a estar en forma. Requiere de mucha fuerza de voluntad y esfuerzo”, contó.

Lo resumió muy bien la actriz Anne Hathaway, quien fue madre del pequeño Jonathan hace un año. En Instagram escribió: “No hay de qué avergonzarse por subir de peso en el embarazo (o en ningún otro momento). No hay por qué avergonzarse si te toma más tiempo del previsto adelgazar (y eso solo si tú quieres hacerlo). No hay problema en recortar tus jeans porque los shorts del año pasado son demasiado cortos para tus muslos de este verano. Los cuerpos cambian. Los cuerpos se ensanchan, se encogen. Todo es amor (no dejen que nadie les diga lo contrario). #Sin vergüenza #ama lo que tienes”.

La ganadora del Oscar también hizo un llamado a terminar con la perfección a la que aspiran muchas mamás. En el programa de TV ‘The Ellen DeGeneres Show’ contó que el pasado 24 de marzo celebró el primer cumpleaños de su hijo, eligiendo los arcoíris como temática. “Tratamos de hacerlo lo más sencillo posible, además de que los arcoíris son divertidos y es difícil equivocarse con ellos. Sin embargo, cometí el error de meterme a Pinterest para sacar ideas y ver cómo otras personas celebraban a sus hijos. Parecía una verdadera competencia por ver quién lo hacía mejor. Es ridículo”, sentenció.

Te oímos, Anne. Y no podemos estar más de acuerdo contigo.