La Comensala

Costamía

El lugar es enorme, con acuarios con peces nadando, lámparas que parecen grandes medusas, terraza que da a calle Los Leones y un gran mural frente al que nos sentamos y que nos entretuvo mirar pues tenía muchos detalles.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Por necesidad almorzamos en un restaurante de mall. Intentamos hacerlo en un lugar nuevo, pero andábamos en auto y fue imposible estacionar, luego había que hacer otras cosas y el hambre arreciaba. Elegimos el Costamía, ya que hace un par de años que no íbamos, y parecía interesante ver cómo estaba. El lugar es enorme, con acuarios con peces nadando, lámparas que parecen grandes medusas, terraza que da a calle Los Leones y un gran mural frente al que nos sentamos y que nos entretuvo mirar pues tenía muchos detalles. Entre el público que visita Costanera Center hay turistas, por lo que un restaurante dedicado a pescados y mariscos (también hay platos no marinos) es una buena opción para probar lo nuestro, aunque las recetas se reparten entre peruanas y chilenas. Nosotros probamos un cebiche tradicional peruano, solo había de reineta (lástima que no haya más variedad de pescados), servido en porción generosa, corte grande, buen punto de limón, cebolla morada pluma en cantidad discreta, choclo peruano en granos y trocito de camote que nos pareció pequeño. Le faltaba un poco de sal y sazón, además de ají, que tuvimos que pedir aparte, pero estaba correcto para el paladar de un turista no habituado a lo picante. Así las cosas, no teníamos demasiada fe en los platos de fondo, pero nos sorprendimos. El arroz Costamía, en la tradición de los arroces peruanos, es un plato bastante grande, preparado con choclo peruano, habas al dente, trozos de pescado, pulpo, camarones, anillos de calamar, choritos y una almeja grillada. El plato estaba realmente muy sabroso, preparado con un buen caldo de mariscos que le dio sabor y con un justo punto de humedad que daban ganas de seguir comiendo. El otro plato fue una opción chilena, cancato, servido con papas fritas y ensalada. Este es un plato difícil porque el punto del pescado y el chorizo se tienden a pasar y suele quedar todo muy seco. En este caso, el chorizo elegido era de buena calidad, no muy grasoso y sabroso -aunque se agradecería mucho sacarle la tripa- y sin excesivo aliño. El tomate aportaba frescor y la cantidad de queso era discreta, cosa que permite que cada ingrediente conserve su sabor y no embadurna todo con lo mantecoso del queso. El salmón estaba cocido a punto y el resultado era sabroso y equilibrado. Las papas fritas estaban OK y la ensalada verde venía sin aliñar. Acompañamos con dos copas de chardonnay. No pudimos terminar los platos, así que pedimos todo en una cajita para disfrutarlo más tarde… La atención fue amable y adecuada.

Consumo: todo lo descrito + 1 café: $42.600.

NOTA: 5.6 / Costanera Center, Andrés Bello 2447, local 5168, Providencia. +56 2 26189788