Columnas

Contar las kcalorías es cosa del pasado

Muchas mujeres prefieren contar kcalorías, pero lo que realmente importa son los nutrientes y la calidad del alimento. Aquí les cuento por qué.

  • Rocío Suárez Eytel, Nutricionista ISOFRUT

Compartir vía email

Lo primero será aclarar un clásico error, ya que la palabra correcta para referirnos al aporte que dice el etiquetado nutricional es kilocalorías (kcalorías) y no calorías.

Esta diferenciación no es en vano. Por ejemplo, un huevo tiene 80 kcalorías, esto vendría siendo ¡80.000 calorías!

Con esta primera parte aclarada, los invito a conocer un poco más de las kcalorías y así olvidarnos de esta costumbre de contarlas.

¿Qué son?

Las kcalorías son una unidad de medición para saber la cantidad de energía que aportan los alimentos. Lo importante es identificar que puede venir de distintos nutrientes. Por ejemplo, cuando se oxida 1 gramo de grasa en la célula esto nos aporta 9 kcal., y cuando se oxida 1 gramo de proteínas o carbohidratos estos nos aportan 4 kcal cada uno. Si juntamos todo nos da el aporte total de kcalorias de un alimento.

No todas las calorías se asimilan igual

La composición de macronutrientes de un alimento nos dará la cantidad de kcalorías, pero es importante que sepamos que no todas se asimilan de la misma manera.

Por ejemplo, si consumimos un alimento con alto contenido de proteínas como las legumbres nuestro metabolismo aumentará aproximadamente un 25%, esto quiere decir que nuestro cuerpo gastará un 25% más de kcalorías sólo en el proceso de digestión de ese alimento.

Por otro lado, mientras más procesado sea un alimento nuestro organismo más lo va a absorber, es decir tendrá más capacidad de guardarlo como grasa.

Me toca ver a menudo pacientes que comen constantemente barritas de cereal light ya que aportan apenas 70 kcalorías, pero son barritas que contienen trigo, azúcar, jarabe de glucosa y otros ingredientes muy procesados que hacen que las kcalorías del alimentos sean absorbidas casi en un 100% por nuestro organismo. Como si eso fuera poco estimulan la producción de la hormona insulina que es lipogénica, es decir, que forma grasa.

Con esa misma cantidad de kcalorías podemos encontrar snacks como las frutas (existe en el mercado la versión liofilizadas que es más fácil de transportar) que contienen gran cantidad de fibra, vitaminas y minerales; sin otros agregados y que permitirán que nuestro cuerpo utilice esas kcalorías como energía además de dejarnos mucho más satisfechos en comparación con la barritas de cereal.

La importancia de las porciones y los horarios

La clave está en conocer tus porciones, sobre todo si buscas bajar de peso, o si tu metabolismo es más lento o eres sedentaria. En estos casos te recomiendo asistir a una evaluación nutricional donde te estimarán tus necesidades nutricionales y podrás saber cuánto y en qué horario puedes comer cada alimento, no importa que 2 cucharadas de palta tengan 100 kcalorías, si es lo que tu cuerpo necesita y lo haces en el horario adecuado estará perfecto.