Vida Sana

Consejos para combatir la ansiedad en otoño

Que levante la mano aquella que, en esta época, no siente ganas de comer más (y no precisamente cosas saludables). ¿A qué se debe esto? Pamela Maercovich, psicóloga y coach de Mindful Eating nos entrega pistas para hacer de la alimentación un ritual consciente.

  • Camila Marnich

Compartir vía email

Pamela asegura que estas ganas de comer más se deben a que en otoño recibimos menos luz y aumenta la producción de melatonina y disminuye la de serotonina, lo que nos provoca mayor ansiedad, la que a veces manejamos comiendo por no contar con otras herramientas, como la meditación. “Hay un impulso primitivo de ir acumulando grasa para el invierno, de prepararse para invernar, es normal subir entre 1 y 2 kilos en otoño e invierno”, asegura.

Esas ganas de un chocolate, café o sopaipillas que nos vienen en esta época de frío se deben al “hambre del tacto”, esa que nos llama a sentir algo caliente en las manos o en la boca. ¿Cómo podemos evitar irnos por el camino de las calorías? Pamela afirma que, si identificamos que lo que sentimos no es hambre, sino ansiedad, una buena idea es darse una ducha caliente si estamos en la casa o tomar una bebida caliente como un té o agua de hierbas. En este último caso, recomienda usar tazas o teteras transparentes para ser consciente de lo que estamos bebiendo y satisfacer el “hambre visual”, es decir, esa que nos ataca cuando vemos algo rico.

Estar en el momento

El Mindful Eating es un llamado a alimentarse en forma consciente, a darse el tiempo de estar concentrado en el presente. “Si te estás tomando un té o agua de hierbas, date el tiempo de sentir el aroma, ver cómo se abren las hojas de tu infusión y tómalo poco a poco, que no sea un trámite”, aconseja Pamela.

Visita su sitio web: mindfuleating.cl