Entrevistas

Espiamos a…Anais Sorensen

Esta profesora de yoga de 22 años usa productos naturales en su rutina de belleza y quiere irse a India a perfeccionar su práctica.

  • Camila Marnich

Compartir vía email

“Mi mamá siempre ha sido de la onda de yoga, meditaciones y sanaciones y nos llevaba a esas cosas cuando éramos chicos, pero nunca fui muy constante, hasta que entré a la universidad y empecé a ir a yoga dos veces a la semana, me encantó y dejé la carrera para dedicarme ciento por ciento a esto; me interesaba mucho saber de qué se trataba, estaba más preocupada de ir a la clase que a la universidad”.

“Mi rutina va dependiendo de cada día: algunos me levanto a las 5 de la mañana para ir a hacer clases a las 6, y los otros son más tranquilos, en esos voy con calma a mi práctica a Ahstanga Yoga Chile con Loreto Cortés, quien es mi profesora y me ha formado”.

“De mis proyectos de este año, estoy muy feliz de formar parte de la familia de Prana, una marca de ropa sustentable que usa productos reciclados y orgánicos, que va con mi concepto de vida. También quiero irme a Mysore, India, a perfeccionar mi práctica de ashtanga y vivir la experiencia de estar 3 meses allá”.

“Empecé a ser vegana hace dos años, pero ya llevaba mucho tiempo siendo vegetariana. Mi cuerpo solo empezó a rechazar los alimentos de origen animal, así que no fue difícil tomar la decisión. Lo que sí me dio costó fue dejar el chocolate (risas), pero ahora estoy súper bien”.

“Uso productos no testeados en animales y que sean lo más naturales posibles. No utilizo perfume porque ya no me gusta lo industrial de su aroma. Si tengo prácticas de yoga en la mañana, evito aplicar crema o aceites en el cuerpo porque se me resbalan las manos, así que por lo general hago toda mi rutina de belleza después de terminar las clases. Ocupo productos de Weleda; un aceite de granada para la piel seca y uno de abedul para la celulitis, y un aceite revitalizante en el cuero cabelludo, con el que me hago masajes para cuidar mi pelo, porque lo tengo muy fino. También me aplico unas cremas y aceites Ambika Spa que hace una amiga mía en el Amazonas”.

“No me maquillo casi nunca, pero cuando lo hago uso productos cruelty free de una marca francesa con propiedades nutritivas para la piel o fortalecedoras para pestañas”.