Entrevistas

Las 6 verdades de Kurush Bharucha

Quería ser piloto porque le gustaba viajar, pero llegó a la industria del té por casualidad, y como tea sommelier ha recorrido el mundo tanto o más que si hubiese sido piloto. De hecho visitó Chile recientemente (vive en Londres), un país que lo sorprende por el alto consumo de esta bebida en un continente donde, dice, “el café es el protagonista”.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

Foto: Rodrigo Cisterna

1. “Nunca planifiqué hacer una carrera en la industria del té, fue un accidente, me pasó. Soy de India, y estudié economía y estadística en Bombay. Al salir, mi primer trabajo fue en Brooke Bond, una empresa de este rubro e inmediatamente me empecé a capacitar para las catas de té (…) No creo que uno pueda estudiar para ser tea sommelier, se aprende al andar, con cada cata adquieres más experiencia. Es algo que se logra con los años”.

2. “Cuando vas a cualquier parte del mundo lo primero que te ofrecen es una taza de té. Eso es lo que me encanta, que conecta a las personas, rompe fronteras. Y eso pasa porque esta bebida es cálida; cuando alguien la bebe se siente bien”.

3. “El té se asocia a una alimentación saludable por varias razones: tiene 0 calorías (cuando lo tomas sin leche y sin azúcar); una taza de té es 99% agua, así que beberlo a diario aumenta su consumo, y contiene los maravillosos flavonoides, que poseen propiedades antioxidantes, antibacterianas y antivirales”.

4. “Una persona debería partir el día con una taza de té y no de café, porque es mucho más balanceado. Contiene la mitad de la cafeína que una taza de café, por lo tanto igual ayuda a despertar, a mantenerte alerta, pero no es tan fuerte. A muchos el exceso de café les cae mal. Además mientras tomas té, estás hidratando el cuerpo, que también es muy necesario para partir bien las actividades del día”.

Kurush actualmente es tea expertise director de Lipton y estuvo en el país realizando una masterclass y un ‘tea tasting’, donde enseñó que catar no es solo probar y listo, se trata de un acto multisensorial.

5. “Hace 25 años el té verde lo tomaban solo los asiáticos y el negro el resto del mundo. Hoy la gente está más educada, hay una mayor apertura cultural y las personas tienen interés en saber de dónde viene el té, en qué lugar lo cultivaron, cuáles son sus beneficios. Claro que hay un poco de moda, pero si eso les permite aprender, está bien”.

6. “La cultura del té en Chile es única (es el país de mayor consumo en América Latina). Primero porque está en un continente donde predomina absolutamente el café; en Brasil o Colombia casi no se consume té. Es curioso, porque es como una isla dentro del mapa de consumo de té. De hecho hoy en el mundo Chile es el décimo país en consumo per cápita con 400 tazas por persona al año. Nunca he entendido muy bien por qué se da este fenómeno, pero aquí hay un gran mercado”.