Moda

‘Hooties’, el híbrido del otoño

No es un tacón (’heel’ en inglés) ni un botín (’bootie’), pero de la combinación de estos dos modelos nació el ‘hootie’, la novedad para vestir los pies en esta temporada. Con este resumen quedarás al día sobre cuál es su origen, cómo se usan y con qué combinarlos.

  • Florencia Gioia

Compartir vía email

GRACIAS a las temperaturas aún benevolentes de estos meses podemos andar con zapatos más abiertos y el ‘hootie’ es una opción irreverente y novedosa para dar un respiro a las balerinas o los mocasines. Se coronó como la revelación en el pasado otoño del hemisferio norte debido a dos características principales: se ven cómodos (el tacón es ancho y no muy alto) y es versátil (combina con faldas, pantalones y vestidos). El término lo acuñó la web especializada Who What Wear y predijo con bastante certeza el efecto que tendrían entre las fashionistas: los hooties se robaron las vitrinas de marcas como Céline, Sportmax, Zara, Topshop y Mango; y en la reciente pasarela de Tibi en la semana de la moda de Nueva York fueron el accesorio perfecto de los distintos looks.

“La ventaja del hootie frente al botín es que, dada su forma más baja y la apertura que tiene en el empeine, alarga la pierna, lo que permite que se pueda usar con shorts y polleras de distintos largos”, afirma la productora de moda Manena Pomeroy.

La productora de moda Manena Pomeroy las describe como “un híbrido entre el botín y el zapato de taco. La ventaja del hootie frente al botín es que, dada su forma más baja y la apertura que tiene en el empeine, alarga la pierna, lo que permite que se pueda usar con shorts y polleras de distintos largos”. Sabemos lo complicado que puede ser llevar faldas o vestidos en otoño con botas, por lo que este modelo es una excelente alternativa para probar con una altura cómoda y mejor cobertura del empeine. “Este 2017 están de moda los calcetines de fishnet, texturas y colorido y este zapato permite que se vean. Los hooties me gustan con pantalones pitillos y anchos y polleras de todos los largos. La única desventaja sería el frío”, agrega Manena. Y recomienda elegir uno en un color entretenido o de terciopelo, como una opción más jugada al zapato clásico.

Fernanda Zamora, productora de moda y asesora de imagen, afirma: “Tienen algo retro y naif, ideales para llevarlos con prendas más minimalistas como total look blanco o pastel, más minimalista”, y agrega que están dentro de los llamados ‘granny shoes’ o calzado de abuela, como los Mary Jane. “Son ideales para mujeres a las que les gusta renovar su estilo o incorporar algo nuevo en cada temporada, porque pese a cierta tosquedad en su forma siguen siendo femeninos y a la vez vanguardistas”.