Eco Mujer

Es tiempo de almácigos

Comenzó el otoño, nueva oportunidad para empezar un huerto en casa y tener nuestras propias hierbas y vegetales. En estos meses se cosechan los últimos frutos del verano, se limpia la tierra y se siembran nuevas semillas. Una forma de aumentar las posibilidades de que germinen bien es hacer almácigos, pequeños recipientes con tierra donde los brotes crecen protegidos hasta que la planta se hace firme para seguir desarrollándose en su lugar definitivo.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Nicolás Abalo Maquillaje y pelo: Pati Calfio Asistente de producción Belén San Martín

¿DÓNDE Y QUÉ PLANTAR EN OTOÑO?

Los dientes de ajo, los rábanos y las habas pueden sembrarse directo en la tierra, pero en el caso de puerros, espinacas, lechugas, repollos, brócolis y acelgas se recomienda hacer almácigos. Como se trata de una plantación temporal, una  buena idea es usar recipientes reciclados; por ejemplo, cáscaras de huevo, botellas plásticas y envases de yogur, helados o Tetra Pak. También son útiles los cajones de madera, ahí las plantas pueden desarrollarse por más tiempo y crecer bastante antes de ser trasplantadas.

6 CLAVES PARA UN ALMÁCIGO EXITOSO

La tierra es lo primero: ideal mezclarla con compost y que se sienta liviana para que las delicadas raíces que forme la semilla traspasen el suelo sin dificultad. Segundo: enterrar las semillas a una profundidad aproximada de dos veces su tamaño. Tercero: crear un ambiente acogedor, es decir, que el almácigo esté iluminado y calentito para favorecer la germinación. Cuarto: la tierra no debe secarse y el riego ideal es una fina lluvia, si el agua cae con fuerza puede quebrar o dañar los brotes. Quinto: poner nombre al almácigo para no olvidar lo que se ha plantado ahí, mejor todavía si además se indica cuándo se sembró. Sexto: el trasplante puede ser solo cuando la plantita alcanza un tamaño adecuado para seguir creciendo en la huerta; más o menos, cuando tiene tres o cuatro hojas de las verdaderas.

A DOMICILIO

Hada Verde dicta el taller práctico Almácigos y Trasplante, donde enseña diferentes formas de preparar almácigos, identificación de sustratos adecuados y condiciones de riego, cuidado y trasplante. Las clases son en Ñuñoa, pero desde hace algunos meses también se hacen a domicilio. Es solo una sesión, con fecha a acordar y precios diferentes si es para dos personas ($50.000) o cuatro personas ($90.000). El sistema está disponible por ahora para Ñuñoa, Providencia, Las Condes, Vitacura, La Reina y Santiago Centro.

contacto@huertohadaverde.cl

¡Ahorremos agua! Además de estar más protegidas del frío, insectos, parásitos, aves y exceso de humedad o sol, en las almacigueras las plantitas se desarrollan bastante juntas, por lo que se facilita el riego y baja la necesidad de agua.

YA LISTOS PARA EL TRASPLANTE

En las ferias, viveros y semillerías suele haber almácigos preparados para el huerto. Otros lugares donde encontrarlos son Llekem y El Almácigo. El primero es una tienda online dedicada al diseño y fabricación de huertas a domicilio. En El Almácigo hay pequeñas plantas de hortalizas y algunas hierbas para aliños e infusiones, también tienen diferentes recipientes para cultivar en departamento, por ejemplo, de ecocemento.

Facebook: Llekem
www.elalmacigo.cl