Vida Sana

Agua de Abedul, una superbebida natural

En los últimos años las aguas de origen natural se han vuelto una tendencia, y el agua de coco y el jugo de noni son los mejores ejemplos de esta moda. La novedad es el agua de abedul, que tiene numerosos beneficios e incluso podría ayudar a reducir y prevenir la celulitis.

  • Francisca Orozco

Compartir vía email

¿Qué es?

El abedul es un árbol originario de Asia, pero también lo podemos encontrar en varias partes del mundo, incluyendo Chile. Puede llegar a medir entre 10 y 30 metros, su corteza es blanca y sus troncos, delgados. La savia de este árbol se extrae una vez al año, en primavera, haciendo un pequeño tajo en la corteza y añadiendo un catéter. Este elíxir contiene grandes cantidades de minerales, electrolitos y macronutrientes. Es una bebida muy común en países como Rusia y Ucrania, debido a sus múltiples beneficios. Quienes lo consumen aseguran que tiene un sabor refrescante, herbal y ligeramente dulce.

Beneficios en la salud

La naturópata Denisse Ortiz explica: “El abedul contiene mucho hierro, calcio, fósforo y saponinas, que ayudan a bajar el colesterol. Además es altamente purificante y da un shock de energía”. Y agrega: “Es un buen diurético, por ejemplo para la gente que sufre de cálculos renales o retención de líquidos, es ideal tomar un vaso antes del mediodía”. También sirve para tratar estados gripales y mejorar el sistema inmune. El agua no está a la venta en Chile, pero se puede preparar en casa ya sea a partir de savia o de hojas, y la dosis recomendada es un vaso diario. Está contraindicado para personas que toman anticoagulantes o medicamentos para la circulación sanguínea ya que podría potenciar estos efectos.

La cosmetóloga  Karen Espinoza  asegura que el agua de abedul “tiene muchas vitaminas y minerales que provocan un efecto nutritivo antioxidante para la piel que previene arrugas”

Piel más sana

Entre sus efectos cosméticos es utilizado para reducir la celulitis ya que es diurética y depurativa, y ayuda a eliminar toxinas, activa el metabolismo de la piel contribuyendo a su regeneración. La cosmetóloga Karen Espinoza asegura que el agua de abedul “tiene muchas vitaminas y minerales que provocan un efecto nutritivo antioxidante para la piel que previene arrugas”. Además sirve para tratar hongos, heridas, mal olor, por sus propiedades desinfectantes, cicatrizantes y antiinflamatorias. Denisse Ortiz agrega que “su uso también puede prevenir la caída del cabello ya que contiene silicio, que ayuda a fortalecer el pelo debilitado”. Para la piel se usa el aceite; se aconseja aplicarlo dos veces al día sobre la piel húmeda para que se extienda bien. Este es traído a Chile por Weleda.