Belleza

Es tiempo, ‘desplayízate’ y vuelve a la realidad

Cuesta retomar el ritmo posvacaciones. Amamos el verano, y volver a la rutina es difícil las primeras semanas. Pero hay que aceptarlo, dejar ir el estilo playero y modificar los hábitos de autocuidado. ¡Ánimo! Este es el mejor momento para regalonearse un poco, recuperar la piel, el pelo y estrenar un nuevo maquillaje.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Ilustración: Sofía Valenzuela

Después de unas disfrutadas vacaciones (o un agradable Santiago vacío para los que aún no han parado) hay que emprender varias tareas. Probablemente perder unos kilitos, ordenar las horas de sueño y evaluar el estado de la piel y el pelo, después de meses de exposición al sol, piscinas o agua salada. Renovar el estilo y dedicar unos días al regaloneo cutáneo es una excelente forma de prepararse para el otoño (adelantarse al cambio de temporada es la mejor manera para adecuarse a los cuidados de belleza).

Tu piel pide…

Lo primero es saber que la piel estará más deshidratada que de costumbre, escamosa y con algunos puntos negros. Como medida básica hay que ponerse las pilas con la ingesta de agua y preocuparse de la humectación de la piel. Pero también son necesarios cuidados extra: “Incorporar cremas que incluyan vitamina C y retinol: ambos activos ayudarán a exfoliar, aclarar manchas, activar la producción de colágeno e iluminar la piel”, explica María Olga Estrada, cosmetóloga y dueña de la clínica estética con el mismo nombre. Este es un buen momento para exfoliar o realizarse un peeling facial y/o corporal, limpiar bien la piel e hidratarla. “Y ojo, que el bronceado no se pierde, por el contrario, se potencia”, agrega la experta, y recomienda como alternativa en casa darse un baño por 20 min. para que la piel se ‘macere’, y luego arrastrar las células muertas con avena previamente hidratada y contenida en una bolsita de tela. “Y para un peeling facial maceraremos con yogur natural y arrastraremos con azúcar granulada, aunque lo mejor es consultar siempre con tu cosmetóloga para una evaluación y asesoría personalizada”, recomienda.

No hay que olvidar que la piel tiene necesidades diferentes durante el año. El pH, el sudor y la secreción sebácea se alteran según las estaciones y niveles de estrés. Factores estacionales como los alérgenos, calefacción y lluvia ácida pueden producir inflamación en las mucosas y cuero cabelludo en las pieles más sensibles. Por eso se recomienda evaluar el estado cutáneo cada tres meses y estimar si corresponde modificar la rutina de cuidados, aunque los pasos básicos, claves e irremplazables siempre serán limpiar, hidratar y proteger.

Pelo: lavar menos, hidratar más

Durante el verano no solo las agresiones del ambiente dañan el pelo, también lo debilitan los lavados frecuentes. La primera recomendación es bajar las revoluciones y reemplazar el champú de lavado diario por uno hidratante para combatir el daño, así se contribuirá a recuperar la suavidad y el brillo. “Con la cabellera menos expuesta al daño esta es una época ideal para usar máscaras de cuidado con ingredientes caseros como el aceite de coco, todas las semanas. El regreso al espacio urbano también permite retomar nuestras visitas periódicas a la peluquería para un necesario baño de color, que devolverá los pigmentos que el pelo perdió durante los meses más soleados. Un tratamiento de hidratación intensa en manos profesionales es recomendable”, dice Valentina Acuña, peluquera de Leonidas Hairdresser sucursal Obispo Orrego.

Con respecto al styling, qué divertido probar nuevos looks y cambiar a estilos más ‘trabajados’ para cambiar un poco (ver recuadro). “Las cremas de peinar serán un aliado para darle forma al pelo, la mayoría deben aplicarse en cabello húmedo en conjunto con unas gotas de aceite de argán -que usamos para hidratar los medios y puntas-. Si tu pelo resultó muy agredido y necesitas brillo extra puedes sumar a la rutina de cuidados algún spray de brillo que lo aporte de forma externa, que además ayuda a lograr un resultado más pulido y diferente de la textura de las ondas playeras”, recomienda Valentina.

Maquillaje: de la boca a los ojos

Con la piel bronceada casi no se necesita maquillaje, una boca de un color intenso viste rápidamente cualquier look. “Vi muchos tonos vibrantes; rojos anaranjados y fucsias más azules en texturas mate, en el verano las mujeres se atreven más con colores fuertes. Para los próximos meses sugiero volver al maquillaje que juega con texturas; por ejemplo, sombras metálicas, piel de porcelana con bocas glossy o muy hidratadas, y abandonar para siempre la moda del maquillaje recargado de Instagram que es extremadamente falso”, dice la maquilladora Pati Calfio. Aunque nos gusta el bronceado, también es lindo abrazar el tono de piel al natural. “El bronceado entorpece un poco el resto del makeup porque parte con una base que no es la propia”, agrega Pati.

Quizás se podría pensar que el otoño e invierno requieren de mayor dedicación para lograr un maquillaje bonito o diferente, pero hay estilos fáciles y rápidos, aptos para mañanas con poco tiempo. “Una sombra de ojos en formato de crayón permite difuminarla sobre el párpado en 30 segundos con la yema de los dedos; un poco de máscara de pestañas, bronzer o rubor para definir los rasgos y una boca nude dan la apariencia de un look más elaborado, aunque es muy sencillo”, explica Pati.

Peeling versus exfoliación

Siempre se recomienda realizar peelings y exfoliaciones periódicamente, pero sobre todo después de las vacaciones, y se tiende a pensar que generan el mismo efecto. Sin embargo, sus objetivos son distintos. La cosmetóloga María Olga Estrada aclara las diferencias: “El peeling se realiza con agentes químicos como ácido glicólico, que actúa provocando una ‘molestia controlada’ que obliga a la piel a defenderse, liberando agua y mejorando la irrigación sanguínea. De esta manera aporta mucho oxígeno y nutrientes a las células. Tiene un efecto revitalizante y acelera el metabolismo celular. La exfoliación, en cambio, es la eliminación de células muertas por rotación mecánica o por arrastre superficial con gránulos. Tiene efectos suavizantes”, explica la especialista.

Tres peinados flash

La peluquera Valentina Acuña nos entregó alternativas para cambiar el estilo rápidamente y verse más arreglada:

1. Una cola de caballo bien pulida. Clásica, elegante y fácil.

2. Un buen brushing que destaque el volumen, es sexi y atemporal. La idea es que se vea más desordenado. También se pueden crear ondas sueltas con la plancha o un ondulador de grosor medio.

3. Las trenzas en todas sus formas. “Suelta hacia el costado para un look relajado o unas ‘boxer braids’ para un
estilo 100% urbano”, dice la peluquera.