Columnas

Fruta liofilizada, la revolución de la fruta

Llegaron para quedarse y cada vez son más personas que las prefieren como una rica y saludable opción de snack, pero todavía son muchos los que no saben qué son o las confunden con la fruta deshidratada y la verdad es que existen importantes diferencias.

  • Rocío Suarez, nutricionista Isofrut

Compartir vía email

Foto: Instagram Isofrut

El proceso de liofilización, en términos sencillos, consiste en la congelación de la fruta que luego se introduce en una cámara de vacío para quitarles el agua. Este proceso que nos suena un poco complejo es una de las técnicas más antiguas de conservación de alimentos, incluso se tienen antecedentes de que los Incas realizaban esta práctica aprovechando el frío y la baja presión atmosférica de las tierras andinas.

Beneficios:

  • El proceso de liofilización mantiene todos los nutrientes igual que una fruta fresca, sin perder vitaminas ni minerales, a diferencia de lo que ocurre con la fruta deshidratada.
  • Conserva el color, aroma y sabor de la fruta.
  • Es una muy buena opción como snack, porque no requiere preparación, ni condiciones especiales de conservación.

Si bien la fruta natural siempre es una excelente opción como colación sabemos que en nuestro país el consumo lamentablemente es bajo, por lo que este tipo de snack es una buena alternativa para comenzar a incorporar las 2 a 3 porciones de fruta que necesita un adulto sano al día.

Mi recomendación es consumir una fruta al desayuno, una a media mañana y otra porción en el postre o en la colación de media tarde. Al cabo de algunas semanas los beneficios de consumir las vitaminas y minerales de las frutas los notarás en tu estado de ánimo, piel, cabello, entre otros.