La Comensala

Bora Bora

El local es casi un quiosco, muy pequeño y sencillo, no tan lindo desde afuera, pero tiene una terraza sobre la arena muy agradable, con mesas de madera, toldos y quitasoles, muy rica para estar afuera mirando la playa y el mar.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Durante las vacaciones en el Litoral Central, probamos algunos restaurantes que les hemos ido mostrando. Este dato lo vimos el año pasado en un programa de TV que conduce Koke Santa Ana (el de los videos de Woki Toki), y en él un chef del litoral de los poetas, Mauro Pino, del Rincón del Poeta (que comentamos en nuestra edición anterior), lo recomendaba. Decían allí que el dueño pesca diariamente lo que se cocina y se sirve, y ese dato despertó nuestra curiosidad y apetito. Suponemos que no todo lo que sirven lo pescan, al menos en pleno verano, con tanto trabajo en el restaurante, pero sí el pescado de roca. El local es casi un quiosco, muy pequeño y sencillo, no tan lindo desde afuera, pero tiene una terraza sobre la arena muy agradable, con mesas de madera, toldos y quitasoles, muy rica para estar afuera mirando la playa y el mar. Hay algo de thai en la carta, porque hasta el pebre es thai, con cebollín, pimentón y muy rico. El pan lo traen caliente -gran detalle en un lugar así- mientras elegimos qué comer; el servicio es lento pero esmerado. Todo es muy sencillo y básico, es una picada y sus precios también son de picada: por ejemplo, $5.900 empanada grande + plato de fondo. Es bien entretenido, porque llega gente que ha llamado para reservar y también personas en traje de baño desde la playa. Fui con mi marido y mi hijo mayor a almorzar y a nuestro lado había unos señores bien pitucos que eran habitués. En la carta se ofrecen también pizzas a buenos precios, convirtiendo el lugar en una buena alternativa para las puestas de sol. Probamos unas buenas empanadas, con excelente masa y fritura, sin demasiados camarones, pero con harto queso, al lado del “tecito frío” (vino blanco) de rigor. También pedimos pescado frito, que sirven en tiras empanizadas, muy bien fritas ya que vienen a punto por dentro; a mi marido le encantaron y estaban deliciosas. Yo pedí el plato de la casa, que es el pescado a la greda, en este caso vieja. El pescado viene en una paila de greda con camarones y quesos, incluido queso azul, muy sabroso y enjundioso. Trae un poco de caldo y el tamaño es la porción perfecta (un poco más grande sería mucho). La cocina es lenta y la atención igual, pero en vacaciones uno no anda apurado ni tiene que partir a una reunión, por lo que nos pareció un súper dato al que sin duda vamos a regresar. Excelente relación precio calidad. Consumo: pescado a la greda + tecito= $8.900.

NOTA: 6.1 / Av. Carlos Alessandri s/n, Playa Internacional, Algarrobo. Teléfono: +56992115446