Belleza

Rosa sobre rosa

El rosado vive su gran momento. Ya no es un color de niñas, soso, desabrido o inmaduro; el pink es cool y MUY. Las pasarelas SS17 lo comprobaron y este tono se lució en mejillas, párpados, uñas, labios y hasta en la sien. Casas de moda como Chanel, Kenzo, Gucci o Anna Sui no pudieron resistirse a la tentación ‘pinkie’. Tampoco pudimos nosotros, así que invitamos a la ganadora del concurso maquillador emergente MAC 2016 de Feria Mujer, Natalia Campos, a desarrollar en su primera producción editorial una propuesta inspirada en el rosa.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Fotos Maximiliano Jorquera para Studio7 Producción Matías Nuñez Maquillaje y pelo Natalia Campos (@nataliacampos.cl) Maquillador Guía Marcelo Bhanu (miembro del jurado concurso maquillador emergente de MAC 2016) Modelo Haley, WLM

Más es más

Un smokey fucsia puede complementarse y (por qué no) recargarse con una boca igual de vibrante en un intenso rosado, cercano a la familia de los berries. La clave es aplicar primero un rosado muy claro sobre el párpado móvil para tener una base que permita incorporar otros tonos y/o texturas. Con un fucsia se sombreó todo el párpado móvil y en la esquina exterior se mantuvo una leve inclinación gatuna, que se unió con el trazo para definir por debajo de las pestañas. En la cuenca, un poco de rojo mezclado con lila aporta esa tonalidad cereza que genera contraste y más dramatismo. Importante es tener un cotonito a mano para pulir justamente esa zona y evitar que se vea ojerosa y de un aspecto cansado. Imprescindible, retocar el corrector al finalizar con los ojos para lograr mayor definición y limpieza. Para los labios se utilizó un labial líquido de larga duración y encima unos toques de polvo translúcido para ese aspecto aterciopelado.

Topshop en Paris, vestido. Index en Ripley, body. Louis Vuitton, anillo.

¿Fucsia y satinado?, ¡Claro!

Una combinación arriesgada es utilizar un tono vibrante en una textura que refleje la luz como la satinada. Cuando se lucen tonos fuertes, es fundamental que la piel acompañe. Dedicarle tiempo a corregir imperfecciones y dar una textura natural, fresca y humectada, es ideal en estos casos. Si vas a maquillar los labios con colores llamativos, es fundamental que no tengan cueritos y que estén bien hidratados. Para que la aplicación sea impecable, se debe delinear primero el contorno con un pincel plano y el mismo labial que se va a usar. Luego, puedes rellenar con la barra. Si tienes labios muy gruesos, evita la textura satinada porque agrega volumen.

Miss Selfridge en Paris, top. Tory Burch, aros.

De la pasarela, al día a día

Kenzo y Chanel causaron sensación en sus desfiles SS17 cuando desempolvaron el blush ochentero y lo llevaron como un ‘statemente’, fucsia furioso en las mejillas y sien. Audaz y supertendencia, esta aplicación ha vuelto para destacar los pómulos. Para no parecer disfrazada, el secreto es escoger un tono que no tenga mucho rojo (la idea es evitar que parezca un golpe o una irritación) y que sea más satinado para ganar frescura. Partir de menos a más y difuminar bien hacia la sien logrará el efecto deseado.

Lovelust, sostén

Diversión de glitter

Chispeante y atrevido, un delineado así jamás pasa inadvertido. En este caso se usó un labial como delineador (ideal que sea de larga duración y líquido para aplicarlo más fácilmente con el pincel) y se trazó una línea tipo cat eye. Luego, se aplicó pegamento de pestañas transparente y antes de que secara, con la ayuda de una brocha plana y pequeños golpecitos, se puso glitter rosado. Los maquilladores decidieron dejar un ‘marco’ fucsia para destacar más la forma de la línea.

H&M STUDIO, blusa

Dulzón-natural, no falla

Un poco de rosa en las mejillas aporta la frescura que todos necesitamos para vernos despiertas. Las texturas en cremas son las que aportan el efecto más natural, pero no funciona tan bien en pieles grasas. Para el look ‘saludable’ la clave es aplicar el blush en las manzanitas de las mejillas y no abusar de la cantidad de producto. “La brocha no debe ser muy ancha, sino más bien plana y suave, para que pueda depositar los polvos del rubor, pero también pulir y que no se vean marcas”, recomienda el maquillador guía de este maquillaje, Marcelo Bhanu.

River Island en Ripley, blusa. Tous, anillo.

Natalia campos

Esta maquilladora (27) estudió derecho por tres años, hasta que una diabetes que se complicó la llevo a una pausa que le cambiaría la vida. “Me di cuenta de que la carrera no me gustaba y decidí seguir mi pasión por la belleza”, dice. Primero estudió peluquería y luego maquillaje en Make Art Estudio. El año pasado hizo un curso de maquillaje editorial en The Collective con Marcelo Bhanu y se dio cuenta de que para avanzar en su profesión debía salirse de los tonos clásicos y la paleta de nudes. “Aún no sé qué me gusta, estoy descubriendo colores y texturas y me ha gustado mucho el proceso”, cuenta la ganadora del concurso maquillador emergente de MAC 2016.