zapping-hombres

Las verdades de Tomás González

El cantautor chileno acaba de cumplir 40 años, y pese a asumir “la clásica crisis de la edad”, dice estar contento con el camino que ha recorrido con su música. Hoy trabaja en su tercer disco como solista; lo espera lanzar en enero del 2018.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Foto: Alejandra González 

Desde pequeño Tomás estuvo cerca de la música. “En mi familia se cantaba mucho, mi mamá tocaba piano y guitarra, y mi papá también. De hecho, ellos se conocieron justamente a través de la guitarra, en una parroquia de Ñuñoa. Mi papá siempre dice que el día que conquistó a mi mamá fue cuando le cambió las cuerdas de su guitarra”, recuerda entre risas. Por eso cuando salió del colegio no dudó en entrar a estudiar música en la Universidad de Chile. “Empecé con flauta traversa, pero finalmente no me especialicé en ningún instrumento. Aprendí guitarra, piano, percusión, de todo un poco”, cuenta.

1. “Mi música es bien triste y desesperanzadora, generalmente son historias sin salida, pero me gustaría que las personas percibieran esa tristeza y se conmovieran con ella de una manera hermosa. Para eso tomo personajes que son anónimos y trato de hacer un relato sobre ellos, narro sensaciones que nacen desde su percepción. Pero a la vez, trato de compensar esas letras tristes con una música más fuerte y alegre, como de ritual”.

2. “Creo que uno siempre tiene que estar innovando y poniéndose a prueba, porque si no, uno termina casado con un estilo. Por eso mi trabajo lo he ido formando a través de las influencias de lo que a mí me gusta. Desde muy chico escucho composiciones de Brasil, particularmente samba, del nordeste, folklórica, y eso me ha marcado en la forma en que percibo la música: como una expresión inexplicable”.
3. “Siento que la música está cada vez más estandarizada; rápidamente vienen las etiquetas, con quién te asocias, cuál es tu nicho… y eso me cuesta porque no me planteo las cosas así. No tengo un nicho. Cuando toco se me han acercado abuelas de 70 años diciéndome que se conmovieron con mi música, hasta niños de 12 años tarareando una canción. Es tan transversal que entrar en esos estándares no me gusta, no me acomoda. Me gusta ir a las fiestas populares y que esté la familia, y que a cada uno le conmueva de manera distinta; creo que mi música se presta para eso”.

4. “Estoy medio en crisis con mis 40 (ríe). Es que son puntos importantes en la vida, momentos donde hay que evaluar muchas cosas. Me gustaría a estas alturas estar más posicionado, aunque estoy muy contento con el camino que he recorrido, porque he hecho la música que he querido hacer. Y me he dado cuenta de que hay muchas personas que me escuchan, y que para algunos soy un ‘referente’, eso es muy gratificante, saber que de alguna forma estoy siendo parte de la vida de esas personas. Pero sí me gustaría estar sonando más, y lograr vivir solo de la música.

El tercer disco en el que está trabajando se suma a sus dos anteriores como solista, Lengua Muerta (2012) y Orangután (2014). Para enterarse de sus próximos tocatas y conciertos hay que revisar su facebook, TomasGonzalez.net.