Belleza

Lo nuevo en cosmética: arma tu tratamiento de belleza

No es cosmética casera, pero mantiene los principios de ‘fresco y sin conservantes’. Es parecido a una receta, y es la nueva tendencia en skincare. Se trata de una novedosa forma de aplicar los productos sobre la piel: viene todo por separado y se mezcla solo al momento de ser usado.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Fotos Getty Images

Como quien cocina su alimento podrás preparar tus tratamientos de belleza. Y aunque no se trata de recetas caseras, sí hay ingredientes que se deben mezclar para desarrollar el cosmético que usarás en el mismo instante. Como era de suponer, la tendencia viene de Corea, aunque varias marcas internacionales están implementando este sistema. Lo que buscan los laboratorios es evitar que los principios activos se oxiden y con ese objetivo comenzaron a desarrollar envases diferenciados que se mezclan solo para ser aplicados. “La idea es utilizar los ingredientes en su momento óptimo para que no les afecte el paso del tiempo. Son cosméticos libres de conservantes, el usuario tiene relación con la preparación del producto y entiende mejor qué se está aplicando (…) Muchas líneas también han incluido un sello bastante entretenido, ya que se puede personalizar la mascarilla según el tipo de piel agregando ingredientes que están en la casa. Por ejemplo, incluir una cucharada de yogur para potenciar la luminosidad de la piel, o una cucharada de azúcar para un efecto peeling. Cada laboratorio entrega las instrucciones para elaborar su propio cóctel”, dice la cosmetóloga y directora de Medsthetik Mónica Böhmer.

Aunque en los centros de estética es común mezclar los ingredientes para usarlos en cada paciente, lo novedoso es llevarlo al uso doméstico. Compañías como la danesa Nuori parten con la premisa de usar los ingredientes en su momento óptimo; por ejemplo, el serum de la firma, Supreme C, posee un dispensador con polvos de esta vitamina que se mezcla en la primera aplicación, aunque su duración no supera los 15 días. “La vitamina C es de los principios activos menos estables, se oxida por día y hay marcas que solo duran 1 mes, aunque hay laboratorios que han logrado mayor duración”, aclara la cosmetóloga Alejandra Pino, del centro de estética SkinMed. “En general las vitaminas antioxidantes (son los principios que pierden efectividad más rápido), porque al contacto con el aire se oxidan, lo ideal es que vengan con dosificador”, complementa Karen Espinoza, cosmetóloga y directora del centro de estética Zapatitos Rojos.

No es tan loco entonces aplicar fórmulas más frescas. En la misma línea, la marca del Reino Unido Odacité tiene la mascarilla Synergie Immediate Skin Perfecting Beauty, que se activa cuando sus polvos entran en contacto con el agua; y la coreana Oozoo tiene mascarillas a la que se les inyectan vitaminas algunos minutos antes de su uso.

¿Y los cosméticos envasados?

Aunque esta forma de cosmética clama mayor efectividad por la frescura de sus ingredientes, las especialistas coinciden en que las bondades de un producto radican en su formulación. “Los químicos y principios activos darán la pauta de la efectividad de una fórmula. Un producto envasado puede ser igual de efectivo que otro que se arma en el momento. Pero sí es muy atractiva esta nueva forma de trabajar, porque vas creando el cosmético que necesitas para cada tipo de piel. (Aunque creo que su uso) dependerá del tipo de personas, hay algunas que no tienen el tiempo o no quieren prepararlo y tienen la opción de usar cremas que ya vienen envasadas”, dice Alejandra Pino. “Es difícil comparar un producto envasado con uno que lucha para no tener conservantes; estos optan por tener una vida útil más corta que ofrezca la máxima frescura y eficacia durante ese período. Eso no quiere decir que sea más fresco que uno de larga duración, el éxito lo da siempre la formulación adecuada”, agrega Böhmer.

Boosters: un impulso de beneficios

Con un principio similar, pero pensando en potenciar los efectos de los cosméticos envasados, han nacido los boosters, un superconcentrado de principios activos, similar a un serum pero de mayor concentración. “El serum es una concentración activa que ayudará a la salud de tu piel en general y el booster también es un concentrado activo, pero busca atacar necesidades puntuales, como ojeras, líneas de expresión, rosáceas, inflamación, etc.”, explica Karen Espinoza. “Puedes ocuparlo mezclado con una crema -ojalá hidratante y más básica, sin demasiados principios activos-, en el mismo serum o también usarlo solo, pero no todas las marcas lo permiten, dependerá de los principios activos que contenga, porque en algunos casos puede irritar. Recomiendo que ante la duda consulten con su cosmetóloga para evaluar si los principios activos serán bien tolerados por su piel (…) En el día se busca que el cutis esté protegido y no pierda humedad, entonces sería bueno que el booster contenga vitamina C y ácido hialurónico, que ayudan a que la piel no se oxide y a no perder agua; en la noche es importante nutrir para apoyar el recambio celular. Aquí resulta conveniente utilizar productos que contengan retinol, ácido glicólico o ácido láctico”, agrega Alejandra.

La conservación es importante

Mantener los cosméticos en buenas condiciones es fundamental tanto para aquellos sin conservantes como los envasados. Como principio universal, todos se deberían guardar en un lugar fresco, oscuro y seco. La humedad y exposición al sol causarán daño en la fórmula. Los productos que no tienen conservantes en muchos casos deben ser refrigerados, y vienen en frascos de cristal opaco para evitar el traspaso de la luz.