Vida Sana

¡Al agua pato!

Sabemos que durante el verano, con el calor, las actividades sociales y las vacaciones, para muchas es difícil mantener los entrenamientos. Por lo mismo, aprovechemos los chapuzones en la piscina para quemar calorías y tonificar de manera refrescante. La personal trainer y coanimadora del programa Fox Fit Francisca Masanes nos enseñó 5 ejercicios, simples y fáciles de hacer bajo el agua.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Fotos: Jaime Palma

Salta, salta, salta

Este ejercicio es bastante intenso, la idea es aumentar las pulsaciones rápidamente. Con los hombros cubiertos de agua y los brazos extendidos de forma horizontal, saltamos flectando las piernas hasta que las rodillas topen con el pecho. Se termina el ejercicio con los brazos extendidos hacia arriba. La idea es usar los brazos solo para balancearse y mantener la estabilidad. / Hacer tres series con 10 repeticiones cada una.

Brazos fuertes

Lo primero es situarnos bien cerca del borde de la piscina en su parte más baja. Los brazos se apoyan a la altura de los hombros sobre el borde la piscina y se impulsa desde el agua hacia arriba, estirando los brazos. Luego se baja lentamente a la posición inicial. Con este ejercicio se trabajan los músculos de los tríceps, bíceps y pectorales. / Hacer tres series de 15 repeticiones cada una.

Giro acuático

Para realizar este ejercicio es necesario que nuestros hombros queden cubiertos por el agua. Las piernas se separan a la altura de las caderas y los brazos se extienden juntos hacia adelante. Luego se arrastran de un lado hacia otro, procurando que el cuerpo siga el movimiento de los brazos. Mientras más rápido vayas, más difícil y efectivo será. Con esto se estarán trabajando el tren superior, espalda y abdominales. / Hacer tres series de 20 repeticiones cada una.

Abdominales refrescantes

Un buen ejercicio para hacer en la piscina son estos abdominales. Lo primero, sacar las piernas, una primero y luego la otra, por el borde de la piscina y dejarlas apoyadas ahí, mientras que el cuerpo queda sumergido en el agua hasta los oídos. Luego cruzar los brazos en el pecho y levantar el tronco hacia las piernas en cortos movimientos, mientras se estiran los brazos. Es importante empujar el ombligo hacia adentro para que se produzca un abdominal hipopresivo. / Realizar 3 series de 15 repeticiones cada una.

Tríceps de fierro

Nuevamente, en el borde de la piscina, nos apoyamos de espalda con las manos en dirección hacia la piscina y el cuerpo flotando. Se flectan los brazos en 90 grados y luego se estiran, subiendo y bajando el cuerpo. El volumen y la densidad del agua proporcionan la resistencia de este ejercicio que hace trabajar específicamente los tríceps. / Hacer tres series de 15 repeticiones

“Hacer ejercicios en el agua es una actividad física muy segura y recomendada para cualquier tipo de persona, especialmente para mujeres embarazadas o personas con algún tipo de lesión que necesitan alguna terapia recuperativa, incluso para los deportistas, ya que siempre estamos buscando más resistencia, fuerza y potencia”, dice Francisca Masanes.

Beneficios de ejercitarse en el agua:

– Es un medio libre de lesiones.

– Aumenta la circulación

– El agua proporciona protección natural a la musculatura y articulaciones.

– Hacer ejercicios en el agua mejora el sistema cardiovascular.

– El agua proporciona 12 veces más resistencia que el aire.

– Disminuye los efectos de la gravedad, lo que permite ampliar la gama de movimientos mejorando la flexibilidad.