Entrevistas

Predicciones para el Año del Gallo 2017

Entre el 28 de enero de 2017 y el 15 de febrero del 2018 regirá el año de gallo de fuego, y como afirma la astróloga Ludovica Squirru Dari en su libro Horóscopo chino 2017 (Editorial Urano, 2016), será una continuidad purificadora del año del mono.

  • Camila Marnich

Compartir vía email

“El gallo de fuego es el signo de los líderes, de los soñadores, de los hiperrealistas que nos despabilan, alumbran, guían, informan, sanan, conducen hacia la cruda realidad a pesar de que siempre ponen poesía, cultura y alegría en lo que hacen”, escribió Ludovica en su libro. Ella también asegura que habrá muchas marchas por la paz, por la defensa de los derechos de la mujer, en contra del maltrato a menores, el femicidio, crecerá el compromiso en temas como el cambio climático, planes de salud, informática, encuentros intercontinentales, organizaciones humanistas para refugiados, desamparados, heridos de guerra y excluidos sociales.

A continuación, les contamos brevemente cómo viene el año de gallo de fuego para cada animal.

Rata: seguirá con la buena racha de los últimos años, solo que deberá aprovechar el 2017 como temporada de ‘vacas gordas’ par aprevenir las eventualidades del 2018, que no será tan fructífero. Abra una cuenta de ahorro, no deje que se le acumulen deudas o créditos y preste atención a su salud para que sus defensas se encuentren altas y en perfecta situación. Este año es ideal para invertir, enamorarse y crecer.

Búfalo: necesita atender su salud física y emocional, ya que van a trabajar mucho y su cuerpo deberá aguantar los retos que se presentarán este año. Tiene que administrar tiempos y amores para que tenga tiempo para descansar y crecer espiritualmente, de lo contrario, verá cómo disminuyen su salud y billetera. El trabajo estará bien remunerado y podré resolver asuntos pendientes. Tiene que aprender a delegar tareas en el trabajo y en la casa y a soltar todo a lo que se aferra sin sentido.

Tigre: el año del gallo le ofrecerá disciplina –algo difícil para el tigre, porque requiere su total atención; el secreto está en que el felino se enamore de la disciplina y lo sienta como un desafío. Es probable que durante el año encuentre un pasatiempo, una nueva amistad o estrene una pasión. La segunda mitad del año se sentirá con coraje, tendrá que pensar las cosas veinte veces para evitar arrepentirse.

Conejo: será un año complicado. La primera mitad será para crecer por dentro, no para expandirse en lo social o en lo profesional. La segunda mitad será para disciplinarse durante el poco tiempo libre que le quede. Su salud emocional será lo más importante, y para fomentarla lo mejor es que reconozca la diferencia entre las emociones y los instintos.

Dragón: su energía con la del gallo se aman con pasión, se vuelve intenso. Los padres de dragones del 2000 y 2012 necesitarán poner mucha atención a lo que los niños vean en internet y con quiénes conviven en la escuela. Los demás dragones podrán hacer y deshacer a su conveniencia pero con responsabilidad y respeto.

Serpiente: el gallo le ofrece la oportunidad de ajustar sus finanzas, administrar su tiempo y conseguir nuevas oportunidades laborales. En vez de sufrir por problemas sociales y los chismes laborales del año pasado, podrá afirmarse y mantener buen ritmo. Tendrán 365 días para retomar el camino que se les había perdido y podrán enderezarse, sacar la cabeza afuera del nido y disfrutar de las recompensas que su sabiduría infinita les hizo incubar por un largo periodo del año anterior.

Caballo: se dice que solo un gallo es capaz de hacer que el caballo siente cabeza sin sentirse obligado o atrapado. Los caballos querrán estabilidad y heno bajo sus pies. Serán capaces de detenerse y poner un mapa frente a ellos, con todos los caminos a recorrer, con una claridad que les había sido negada antes. Los solteros que crean que viven mejor así estarán dispuestos a la ternura, y si no salen a buscar el amor, el amor los va a encontrar de todas formas.

Cabra: desgraciadamente este año necesitará todo el autoestima, amor e inteligencia posibles, porque el gallo jamás ha sido paciente con la cabra. Hay dos aspectos esenciales que deberá cuidar a lo largo de este año: la salud y los temas legales. Tiene que aprender a manejar su dieta de manera consciente, hacer ejercicio moderado y evitar la comida chatarra.

Mono: después del caos que es vivir en el año propio, los monos están agotados. Tranquilice la marcha, medite, coma y duerma saludablemente. Es posible que la mayoría de los monos tengas agotada su confianza en el mundo y que eso los tiente a aislarse, a evitar el contacto con otros, pero la energía del año del gallo es la que hace que el mono desborde sex appeal.

Gallo: su propio año es tiempo para limpiar, crecer, meditar y dejar de aferrarse al pasado que ya no es ni al futuro que ya no existe. Deberá aprender a ser flexible, una característica que no se le da muy bien, pero que le ayudará a sobrevivir cualquier afrenta o reto. Cuando el gallo deje de oponer resistencia al cambio o a lo nuevo, podrá encontrarse más cómodo, más tranquilo, dispuesto a que le llueva oportunidades y bendiciones.

Perro: el agotamiento energético hará que el perro se sienta aturdido y cansado. Le costará ser positivo y concluir con sus planes; es importante que busque alianzas con el tigre, caballo y conejo, que además será una especie de amuleto, porque juntos producen la energía fuego que conquista al metal del gallo.

Chancho: este año será menos accidentado que el anterior, pero no por eso más tranquilo. Una de las relaciones más conflictivas en el zodiaco chino es la relación que existe en entre el gallo y el chancho. Para resolver conflictos antes de que aparezcan durante el año, hay que tener cuidado en las horas del dragón (de 7 a 9 AM) y las del caballo (de 11 a 13) y en los meses de abril y junio. Tenga en orden todos los papeles que involucren asuntos financieros y legales.

Descubre más detalles y predicciones para cada signo en el libro de Ludovica Squirru Dari, “Horóscopo Chino 2017. Año del gallo de fuego”, de Ediciones Urano.