Columnas

Charretera

Para la primavera 2017, Gucci propone abrigos y vestidos con charreteras de cuero cubiertas de tachas que se fijan a las sisas mediante correas.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

En la foto: Gucci Primavera-Verano 2017.

Accesorio de pasamanería utilizado en las chaquetas militares, sobre los hombros. Se compone de una parte oval que cubre la parte superior del brazo y desde donde cuelgan una serie de flecos simples o tubulares denominados canelones. Y otra rectangular -emplazada sobre la costura que une delantero y espalda-, adosada mediante un ojal bordado cerca del cuello. Confeccionada en hilos de oro, plata, seda o lana, señala la jerarquía de quien la lleva, cumpliendo de paso una función decorativa.

ORIGEN. En Occidente, las primeras referencias a adornos militares ubicados en la zona de los hombros se remontan a la antigua Roma, donde tiras de cuero endurecidas y tachonadas caen desde la coraza a modo de protección, cubiertas por una hombrera transversal. Durante el Renacimiento, las armaduras metálicas articuladas, desarrolladas desde el siglo XIII, se tornan más sofisticadas. Una pieza de forma abombada, tipo charretera, enriquecida con damasquinados en oro o bien otra, muy elevada, blinda y destaca la silueta caballero andante. Para el siglo XVII, el coleto de cuero, empleado sobre el jubón, reemplaza crecientemente la armadura. Incorpora en parte de las sisas un ornamento de cintas, o bien un borde de tela deshilada, generalmente roja. Estos recursos, provenientes de la vestimenta civil, constituyen un antecedente inmediato del futuro uso de flecos en la ropa castrense. La charretera, tal como las conocemos hoy día, emerge durante el XVIII, cuando el empleo del uniforme se ha institucionalizado en la mayoría de los ejércitos nacionales. Como distintivo de rango es usada en uno o ambos lados del cuerpo.

TENDENCIA. Las charreteras devienen en elementos propios de la moda femenina, a comienzos del siglo XIX, cuando las elegantes adoptan abrigos de estilo brandemburgués. Estos últimos, además de botonaduras provistas de alamares de pasamanería (presilla y botón) incluyen borlas o flecos suspendidos desde los hombros. Por otra parte, el detalle decorativo de origen francés, llamado mancheron, situado en la copa de la manga de los abrigos, se inspira directamente en las charreteras.