Belleza

7 verdades de la rutina de belleza

Sabemos que es un hábito esencial para tener una piel saludable, luminosa, hidratada y oxigenada, pero muchas veces nos confundimos con tanta información y productos. Les preguntamos a tres expertas cuáles son las claves para realizarla correctamente y lograr todos sus beneficios.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

1. El primer ‘gran’ paso: limpiar el rostro

Las especialistas consultadas están de acuerdo en que para lograr una buena rutina de belleza lo esencial es comenzar con una limpieza facial. “El aire está contaminado con micropartículas grasas que se adhieren al rostro; eso, unido a las células muertas que desecha la piel y a su propia grasitud, además del maquillaje, forman una película que impide que el rostro respire. Sobre todo en la noche es fundamental realizar una limpieza para que la piel se regenere, oxigene, descanse y reciba el máximo de nutrientes”, dice Mónica Böhmer, directora del centro de medicina y estética Medsthetik.

2. Hay un orden para todo

Tratamiento de día

  1. Comenzar con la limpieza. “Es bueno limpiar el rostro en las mañanas para retirar el exceso de productos aplicados en la noche”, dice Carla Muñoz.
  2. Aplicar la crema para el contorno de ojos. “Es una de las zonas más agredidas durante el día; se seca y se marcan las líneas de expresión producto del sol y las luces”, comenta Mónica.
  3. En tercer lugar está el serum, con el cual lubricamos las células y las protegemos frente a las agresiones y cambios de temperatura.
  4. Luego, esparcir la crema hidratante. “Es muy importante porque durante el día la piel evapora agua”, dice Mónica.
  5. Y el quinto paso, antes del maquillaje, es distribuir el protector solar.

*Una vez a la semana es importante exfoliar la piel. “Es la clave para una piel radiante”, dice Mónica.

Tratamiento de noche

  1. Primero, limpiar el rostro con un limpiador suave o agua micelar -dependiendo del tipo de piel-, y luego pasar un tónico con algodón para retirar el exceso de grasa y tonificar la piel. “Este paso deja la piel limpia y mejor preparada para recibir los productos que se apliquen después”, dice la doctora Carla Muñoz, dermatóloga de Globaderm y Clínica Santa María.
  2. Luego aplicar la crema de contorno de ojos. “Es la piel más fina que tenemos, y la con menos colágeno y elastina, pero la más rica en musculatura”, explica Mónica Böhmer.
  3. Continuar con un serum rico en antioxidantes para darles más vitalidad a las células y protegerlas de los radicales libres.
  4. Finalmente, esparcir una crema nutritiva que entregue los nutrientes necesarios para que la piel descanse y se regenere.

“En la noche es fundamental realizar una limpieza para que la piel se regenere, oxigene, descanse y reciba el máximo de nutrientes”, dice Mónica Böhmer, directora del centro de medicina y estética Medsthetik.

3. Cada producto tiene su forma de aplicación, dependiendo de la zona en donde se aplica y del producto, explican las especialistas.

  • Los limpiadores se distribuyen con movimientos ascendentes para limpiar profundamente los poros y todo lo que la piel absorbe.
  • En el contorno de los ojos, con el dedo anular, se esparce el producto con pequeños círculos o suaves golpecitos para ayudar a drenar el edema que a veces se produce en la zona de las ojeras.
  • El serum se aplica con movimientos circulares suaves, sin presionar la piel (en el cuello se aplica con movimientos circulares más grandes).
  • Con crema hidratante o nutritiva se realizan movimientos circulares masajeando hacia arriba sin presiones (también se pueden dar pequeños golpecitos para activar la circulación, igualmente en el cuello).

4. Repetir la rutina es bueno

“Si tu piel es muy grasa es bueno que repitas la limpieza, pero debes hidratar después, para que la piel no quede seca, y por supuesto volver a distribuir el bloqueador (la duración es de 4 horas aproximadamente)”, cuenta Karen Espinoza, directora y esteticista de Zapatitos Rojos. Mónica Böhmer recomienda que en pieles con acné y grasa idealmente se repita la rutina a la hora de almuerzo, para evitar tener la piel brillosa y el aumento de acné. “Y para las personas con rosácea, piel seca y sensible, es importante realizar una buena rutina tres veces al día para que la piel no se estrese con el aire acondicionado, calor y sol”, agrega.

5. Cada producto a su tiempo

Las especialistas dicen que el ideal es esperar entre 30 segundos a un minuto entre cada producto. “Es necesario que se alcancen a absorber para que no se junten. Puedes apoyar la absorción con golpecitos con la yema del dedo”, aconseja Karen.

6. El maquillaje (de buena calidad) no altera los otros productos

“En general los maquillajes no debiesen afectar ningún tratamiento a menos que tengan gran cantidad de componentes químicos, ya que eso dificulta la entrada de otros productos”, dice Carla Muñoz. Y agrega que, por lo mismo, se recomienda usar el maquillaje después de las cremas, a excepción del protector solar, que puede ir antes o después.

7. Limpiar de manera profesional

Este paso es importante para mantener los conductos limpios. Karen recomienda para las personas de piel grasa realizarse mínimo una vez al mes una limpieza profesional, mientras que quienes tienen una piel normal lo pueden hacer cada 3 meses.