Columnas

Lecturas de verano

Durante los doce meses del año busco libros que me inspiren, que me emocionen, que alimenten y confirmen mi pasión por las letras. Por eso quisiera compartir con ustedes unos pocos de aquellos libros.

  • Carla Guelfenbein

Compartir vía email

Llegó el verano. Tiempo, para muchos, de leer. A diferencia de los lectores de verano, mi labor consiste en el persistente acto de leer. Durante los doce meses del año busco libros que me inspiren, que me emocionen, que alimenten y confirmen mi pasión por las letras. Como decía el escritor norteamericano Richard Ford, libros que “me otorguen una noción más amplia y profunda del mundo que me rodea”. Por eso quisiera compartir con ustedes unos pocos de aquellos libros.

Mi más reciente hallazgo es Pajarito, un libro de cuentos publicado por editorial Laurel de la escritora peruana Claudia Ulloa Donoso. En Pajarito la autora transita por mundos disímiles, unidos por un hilo fino y fuerte, el de su espléndida prosa. Leer Pajarito es como abrir el baúl de un pariente lejano que ha dejado allí un mundo familiar y lleno de extrañeza. Cada uno de sus escuetos escritos brilla por su particularidad y su simpleza.

Otro hallazgo de este año es Manual para Mujeres de la Limpieza, de Lucia Berlin, publicada por primera vez en español por Alfaguara. Lucia Berlin, estadounidense, plasma en este libro cuentos que hablan de su azarosa vida (alcoholismo, droga, maternidad, trabajos disímiles) con una escritura directa, magnética, poderosa, sin artificios. Prácticamente desconocida, incluso en su país, este libro fue escogido como uno de los mejores del año por la mayoría de los críticos del mundo.

Pero no todos son descubrimientos recientes. Una de las novelas que gocé el 2016 fue Bonjour Tristesse, de Françoise Sagan, que hallé en una librería de viejos en Bogotá. Sagan lo escribió a los 18 años, en 1954, y su libro posee la lucidez y la crueldad de una escritura adulta. En una playa de la Costa Azul se encuentran el padre, la mejor amiga de la madre muerta y la hija. Un drama lleno de agudas observaciones sobre la naturaleza humana que vale la pena revisitar.

Una novedad. Está pronto a llegar a librerías un libro de cuentos: Razones para Desconfiar de sus Vecinos, de Luis Noriega, colombiano. Su libro fue ganador del prestigioso premio Gabriel García Márquez -donde participaron obras de toda Hispanoamérica- y en el cual tuve la suerte de ser jurado. Nos llegaron 17 obras finalistas de todas partes de América Latina y España, todas de una calidad excepcional, pero la de Luis Noriega se impuso sobre ellas. Noriega presenta una realidad versátil y sorprendente contada con un humor agudo y original, donde, entre otros, conviven el mundo del cine, el género policíaco, los cómics y la Biblia.

Y por último, una novela que comencé a leer y no pude soltar hasta terminar sus 700 páginas: Purity, de Jonathan Franzen. Una vez más Franzen, a través de una sólida historia, nos habla de nuestro siglo y sus dilemas.

Podría seguir con decenas de otros, pero creo que aquí hay al menos un pequeño ramillete que podrá inspirarlos.