Vida Sana

¡Entrena tu rostro!

Abdominales de roca, glúteos de acero y brazos sin ‘chaíto’ son las principales prioridades si queremos vernos bien, pero ¿alguien se pone entre sus metas tonificar el rostro? Pues deberían, la gimnasia facial es un gran aliado para generar soporte en la piel del cutis, lucir mayor firmeza y combatir el envejecimiento.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Foto: Getty Images

43 músculos son los que componen la cara y le permiten realizar sus principales funciones: respirar, ver, gesticular y masticar. Pero estos movimientos constantes (que hacemos casi sin notarlo) no son suficientes para mantener el rostro firme. Para evitar la flacidez y pérdida de elasticidad en el cutis y cuello existe la gimnasia facial. “Son ejercicios específicos que ayudan a tonificar la estructura del rostro. Al igual que con el entrenamiento corporal, se consigue dar más volumen muscular, que hace que la piel se ‘afirme’ mejor y exista menos flacidez”, explica el cirujano plástico Héctor Valdés. Se pueden tonificar la frente, el área cercana a los ojos, la papada y las mejillas. “Pero es importante que estos ejercicios sean enseñados por un profesional de la salud, ya que involucran músculos muy pequeños y habitualmente desconocidos por la mayoría de las personas, por ende, se necesita de una adecuada supervisión inicial para su aprendizaje”, advierte la kinesióloga de Clínica Indisa Cecilia Leiva.

Cremas reafirmantes vs. gimnasia facial

Normalmente concentramos los esfuerzos en la aplicación de cremas reafirmantes, pero hay que entender que son propósitos diferentes. “Los cosméticos no ayudan a la musculatura, porque actúan en las capas más superficiales de la piel. Su efecto contribuye a la suavidad, hidratación y humectación de la piel, como también a la regeneración celular”, aclara el doctor Valdés. Los ejercicios de la musculatura facial están enfocados a disminuir la flacidez que aparece con el proceso de envejecimiento. “Un músculo facial tonificado crea un adecuado soporte a la piel que lo recubre (semejante a un efecto relleno). Las cremas no están orientadas a tratar el músculo, sino que la piel. Son objetivos diferentes que se complementan”, agrega la kinesióloga.

¡A ejercitar!

Cecilia Leiva nos entregó algunas recomendaciones para comenzar a tonificar el rostro. Lo más importante es dejar la flojera a un lado y dedicar 20 minutos diarios tres veces a la semana o 15 minutos, cinco días a la semana. Con 20 repeticiones por ejercicios, en series de 10, es suficiente. ¿Un tip? Hacerlos mientras se ve televisión o en la noche al desmaquillar el rostro. Partamos:

Mejillas en su punto: Se deben inflar con aire y trasladar el aire desde una mejilla a otra, evitando que salga expulsado por la boca.

Para estirar el cuello: Para trabajar la zona del cuello y papada se realizan distintos ejercicios para el músculo platisma (que se extiende desde la parte superior del tórax al borde inferior de la mandíbula). “Uno muy simple es colocar ambas manos empuñadas bajo el mentón y resistir suavemente la abertura de la boca. Esto, sin mover el cuello ni la cabeza y con una adecuada postura (espalda recta)”, recomienda la especialista.

Para evitar arrugas en la boca: Para una adecuada tonificación de la musculatura que rodea la boca existen muchos ejercicios en los que hay que ayudarse con los dedos. Por ejemplo, para las arrugas del labio superior se puedan usar los pulgares, poniéndolos debajo de esa zona y llevándolo hacia afuera, mientras que el labio realiza una fuerza inversa (hacia adentro).

Patas de gallo bajo control: Se debe trabajar el músculo orbicular de los párpados (debajo de la piel, delante de la órbita ocular). “Un ejercicio muy simple es colocar el dedo índice en la parte externa del ojo, presionar levemente hacia el hueso y abrir y cerrar los ojos lentamente”, sugiere la kinesióloga.

Para evitar arrugas en la frente: Se puede poner una mano en la frente, dejando libre las cejas, y presionar levemente hacia abajo mientras se levantan las cejas.