Recetas

Pechuga de pollo con menta y chutney de cebolla y damascos

El chutney se puede guardar durante un mes en el congelador. Como se hace con damascos turcos, se puede preparar durante todo el año.

Dificultad

Avanzada
  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Producción Francisca Amenábar  Fotos Rodrigo Cisterna  Recetas Rocío Carvajal

Ingredientes para 4 personas
4 filetes de pechuga de pollo
1 diente de ajo picado fino
1/2 taza de hojas de menta picadas
1 limón (jugo)
1 cebolla morada cortada
en cubos
1 taza de damascos turcos
cortados en cubos pequeños
3 cucharadas de azúcar rubia
1 cucharadita de curry
2 cucharadas de aceite de oliva
1 taza y 1/2 de agua fría
Sal y pimienta a gusto

Preparación
1. Cortar los filetes de pechuga de pollo en mitades  2. En un bol incorporar el pollo, el diente de ajo, la menta (reservar un poco para decorar), el jugo del limón, sal y pimienta. Cubrir con plástico y refrigerar 3. Para el chutney: en una olla calentar 1 cucharada de aceite de oliva, agregar la cebolla y los damascos. Cocinar, a fuego medio, durante 15 minutos o hasta que la cebolla esté transparente 4. Añadir el azúcar, el curry, sal y pimienta. Cubrir con 1 taza y 1/2 de agua fría y dejar cocinar a fuego bajo por media hora, revolviendo de vez en cuando 5. En una plancha o sartén calentar 1 cucharadita de aceite, añadir el pollo y cocinar dorando por ambos lados. Retirar del fuego y servir junto con el chutney. Espolvorear hojas de menta para decorar.