Recetas

Pizza de queso feta y duraznos grillados

En esta receta el queso feta se puede reemplazar por cualquier otro queso ‘duro’. Si se usa uno muy mantecoso no armonizará con la polenta.

Dificultad

Avanzada
  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Producción Francisca Amenábar  Fotos Rodrigo Cisterna  Recetas Rocío Carvajal

Ingredientes para 6 personas
Para la masa 
1 taza de polenta
3 tazas de agua fría
1/2 taza de hojas de albahaca picadas finas
1 cucharada de aceite de oliva
Sal y pimienta
Para el relleno
2 duraznos cortados en gajos
1/2 taza de salsa de tomate
1 taza de queso feta rallado o picado
1/2 taza de hojas de albahaca
1/2 cebolla morada cortada en juliana
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación
1. Precalentar el horno hasta que alcance 180° 2. Para la masa: en una olla calentar el agua a fuego alto, antes de que rompa el hervor bajar el fuego al mínimo y añadir la polenta. Revolver para que no se formen grumos y condimentar con sal y pimienta. Una vez que la mezcla esté espesa retirar del fuego, añadir una cucharada de aceite y las hojas de albahaca 3. Cubrir la lata del horno con papel mantequilla, distribuir la mezcla de polenta sobre la lata  4. Hornear durante 15 minutos, retirar y dejar reposar 5. En una plancha o grilla, con un poco de aceite de oliva, dorar los duraznos por todos sus lados, condimentar con sal, pimienta y reservar 6. Armar la pizza cubriendo la masa con una capa de salsa de tomate, queso feta, cebolla morada y los duraznos grillados, hornear a fuego medio durante 10 minutos o hasta que el queso se derrita, decorar con las hojas de albahaca y servir.