Entrevistas

Las 5 verdades de Benjamín Vicuña

Su rol protagónico en la teleserie nocturna de TVN Un Diablo con Ángel lo llevó a explorar el lado más oscuro del ser humano, una faceta con la que dice no compartir muchos puntos, pero de la que sí rescata la necesidad de permitir equivocarse, y de perdonar y perdonarse.

  • María Paz Maldonado

Compartir vía email

Foto Alejandra González

1. “Gaspar Muñoz (nombre de su personaje) es un caradura, cara de raja e inescrupuloso, un tipo que no tiene códigos ni moral, individualista, egoísta, muy bueno para el bullying. Es todo lo que no hay que ser. Pero sufre un accidente y la vida la da una segunda oportunidad. Ahí con su ángel de la guarda (Daniel Muñoz) empieza a experimentar la posibilidad de un cambio, y ese cambio pasa por enamorarse”.

2. “Con Gaspar nos parecemos muy poco, yo en general soy una persona que sí ama, tengo un vínculo bien profundo con mis afectos y con las personas que me rodean. Además entiendo que el trabajo no es lo más importante, y no me gusta hacer sentir mal a la gente a través del humor negro ni el bullying. En este sentido fue un desafío hacer una persona tan antipática, que cae tan mal”.

3. “Estoy convencido de que todos merecemos una segunda oportunidad. Tener la posibilidad de equivocarse, perdonarse, de fracasar, de levantarse de vuelta, eso es parte de la vida, es humano. Yo soy bueno para dar y para darme segundas oportunidades, parte de mi personalidad es permitirme cometer equivocaciones y no castigarme tanto por eso. Pero sí creo casi como un deber el pedir perdón, más allá del orgullo o de una falsa dignidad; para mí es clave perdonar y perdonarse”.

5. “El reencuentro en pantalla con Daniel Muñoz (con quien interpretó el dúo Huaiquimán y Tolosa y con quien mantiene una cercana amistad) fue mágico. Más allá del cariño y respeto que nos tenemos, nos ponemos a actuar y aparecen conejos, chistes, es inagotable, y eso es maravilloso, sobre todo en una comedia como esta. Con Daniel siempre nos cagamos de la risa, lo pasamos increíble aunque también somos los dos bien ‘obse’ con el resultado del trabajo”.

4. “Para grabar viajé prácticamente todas las semanas a Buenos Aires para cumplir mi rol principal y el más importante que es ser papá. Estoy casi todos los fines de semana con mis hijos (Bautista, Beltrán y Benicio), y eso no lo transo. Ahora en febrero me voy a Colombia a grabar una serie, y como son vacaciones se van conmigo. Somos familia gitana, me acompañan felices para todos lados”.

Además de estar en las pantallas de TVN, Benjamín (38) está ad portas de estrenar la película argentina Los Padecientes, thriller sicológico de Gabriel Rolón que protagoniza junto a su actual pareja, María Eugenia Suárez.