Vida Sana

La dieta para el abdomen plano

Muchas mujeres lo sueñan porque, hay que ser realista, no es fácil conseguirlo. No se trata solo de la acumulación de grasa, la hinchazón en esta zona también molesta y se ve mal. Por eso conversamos con una nutricionista quien nos dio algunos consejos para lograrlo.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

abdomen 1. Bienvenidas las semillas
“Cualquier fibra que consumamos ayuda a la expulsión de todos los alimentos que tenemos en el cuerpo, mejora la digestión”, explica María Francisca López, nutricionista de Clínica Vespucio. Lo que se recomienda es que su consumo sea cercano a los 30 gramos diarios.

2. Adiós a los hidratos de carbono simples
Todos los alimentos tienen hidratos de carbono, algunos son simples y otros complejos. “Los simples son los que son ricos en azúcar (helados, chocolates, galletas, bebidas de fantasía, por ejemplo), y no se deben elegir si el objetivo es tener un abdomen plano ya que pueden provocar un aumento en la grasa abdominal”, explica María Francisca. Los complejos son los que están en fideos, arroz y papas y la especialista dice que su consumo es necesario porque dan la energía para vivir, pero siempre con cuidado.

3. Darse un tiempo para comer
Masticar un alimento entre 10 a 15 veces antes de tragar hace que las personas se sientan saciadas antes de tiempo. “Entre más rápido coma y se salte el proceso de masticar, se comerá más” cuenta la especialista. Además dice que a ciertas personas les pasa que al conversar o al comer rápido tragan más aire y por ello es posible que después de comer se sientan más hinchados.

4. Ojo con los lácteos
La nutricionista explica que con la edad va disminuyendo la enzima encargada de metabolizar el azúcar de la lactosa, por eso la gente más adulta tolera menos los productos con lactosa, por lo que no es raro que una persona adulta después de consumir un lácteo sienta hinchazón. La recomendación es elegir aquellos descremados y sin lactosa. “Distinto es lo que ocurre con los lácteos con prebióticos, estos mejoran el funcionamiento del intestino y tienen un efecto favorecedor en la distensión abdominal”, explica María Francisca, quien además sugiere tomar uno cada día.

5. Té de jengibre
“En general un té de hierbas, después de una comida, ayuda a acelerar el metabolismo y digestión de la grasa”, explica la nutricionista. Si a esta se le agrega jengibre promueve su principio activo como desinflamatorio intestinal por lo que ayuda con la distensión abdominal.

6. Brócoli, coliflor, repollo y legumbres ¿Cuándo y cómo?
Todos estos alimentos provocan distensión abdominal por lo tanto es muy normal que después de consumirlos una persona se pueda sentir hinchada. “La recomendación entonces es consumirlos cuando estés en casa o en un ambiente más tranquilo” dice la nutricionista. Otro consejo, en el caso de las legumbres, es pasarlas por cedazo y no consumirlas con hollejo.

7. No te puedes salvar de la actividad física
María Francisca López es enfática en indicar que “quienes quieren un abdomen plano deben complementar la preocupación por la alimentación con actividad física por lo menos tres veces a la semana”, solo con alimentación es muy difícil lograrlo.