Belleza

El único frizz deseado está de vuelta

Revuelto, voluminoso y con un toque cool de resequedad, el pelo waffle, frito o crimped volvió a las cabelleras. Famoso en las décadas 80 y 90, tuvo un revival por el 2000, y este año varias pasarelas -como Gucci FW y Stella McCartney- y celebridades como Ariana Grande, Anna Kendrik y Gigi Hadid lo retomaron como propuesta chic.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Christina Aguilera cantando parte de la canción Lady Mermelade para la película Moulin Rouge (2001), es tal vez una de las primeras imágenes que llegan a la cabeza al recordar este estilo. Melenas aleonadas y a veces entremezcladas con mechones ondulados o lisos se lucieron en las cabelleras de Britney Spears y Carmen Electra -más divertido que elegante, ciertamente-. De vez en cuando apareció en 2008 y 2012 en los peinados de Katy Perry, Nicky Minaj o Tyra Banks, pero no era realmente chic. Hasta ahora. Gucci le dio nuevos aires al pelo frisado, lo volvió elegante y audaz. Contribuyeron también Maison Margiela, Stella McCartney y Elsa Schiaparelli, casas de moda que elevaron el estilo a una apuesta fashion, que puede ser atrevida y delicada a la vez.

“Me parece una forma muy entretenida de llevar el pelo, hay diversas formas de peinarlo; puedes elegir entre tomados, colas, pelo suelto, etc., y eso permite jugar. Creo que todos hemos querido salirnos de la norma y este estilo desordenado lo logra, por eso gusta”, opina la Dj y estilista de Leonidas Hairdresser Francisca Hoch. Y son varias las celebridades que se han atrevido. Hace dos años la cantante y actriz Emmy Rossum sorprendió con un delicado tomado messy ultrafemenino que llevaba esta técnica. La actriz Anna Kendrik causó sensación este año en la premier de la película Trolls con una cola baja frisada de la raíz a las puntas, y Ariana Grande dio un giro a su ‘signature look’ frisando las puntas de su clásica cola alta.

El pelo waffle o frito se puede usar de muchas maneras. En una melena voluminosa y alocada, y también en los moños y coletas más delicados.

Seco a propósito. Una de las características de este estilo es que el pelo parece reseco y más opaco. “Esto es un efecto visual, pero claramente si haces el peinado muchas veces va a tender a secarse por el uso de la plancha. Por eso recomiendo utilizar un protector térmico antes del secador”, dice Francisca Hoch. Para lograr este look existe una plancha especial cuya superficie, en vez de ser lisa, es zigzag (crimping iron). No se debe arrastrar, sino ‘presionar’ por pocos segundos cada trozo de mechón e ir avanzando por el resto del pelo. “También existen otras formas de conseguir el peinado, como separar el pelo en mechones muy finos, hacer trenzas con ellos y dejarlos toda la noche. Si quieres apurar el proceso puedes pasar una plancha tradicional por encima, aplastando la trenza, sin arrastrarla”, agrega la estilista.

¿Cómo usarlo? Cuando quieras agregar un toque divertido y llamativo. Se puede hacer en todo el pelo, “y lograr una melena grande, llena de movimiento; o si la ocasión es de día o más formal, se pueden mezclar texturas y lograr este efecto más suave en algunas partes y combinarlo en un moño simple, un tomado hacia un lado, o simplemente hacer una coleta y frisar el pelo sobrante”, aconseja Francisca Hoch.