Belleza

Un maquillaje que saca chispas

Hoy gozan de su máxima popularidad. Glitters, metálicos y texturas satinadas abundan en sombras, delineadores y labiales. ¡Ni hablar del iluminador!, a estas alturas es un básico más. Estamos en el mejor momento para experimentar con looks destellantes, así que preguntamos a los expertos cómo lucir ‘sparkly’ sin parecer una bola disco.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Foto Getty Images

Pieles grasas: con moderación

Los productos que brillan, sea cual sea su textura, tienen la capacidad de agregar volumen en la zona donde se aplican “y pueden hacer que la superficie de la piel se vea más grasa, por el efecto óptico de la reflexión. Por eso no son recomendables sobre pieles muy oleosas o que tengan poros dilatados. Creo que en estos casos hay que usar poca cantidad de productos y preferir más las texturas en polvo que cremosas, pero si la piel es muy grasa es mejor abstenerse”, advierte el maquillador Marcelo Bhanu.

Por qué atreverse con los brillos

Es divertido, llamativo y aporta glamour rápidamente. “Puedes crear diferentes texturas y es entretenido, en el caso de los glitters hay que tener cuidado de que no queden esparcidos por toda la cara. Conviene tener una cinta adhesiva a mano para retirar los brillos que caigan alrededor”, dice la maquilladora Carmen Bottinelli.

En los ojos aplicar hasta el párpado móvil

Así se evita dar demasiado volumen a la zona de los ojos (además ese es un look muy setentero). Lo mejor para destacar los brillos es combinar texturas, “porque si usas dos sombras brillantes los ojos se verán sin mucha dimensión, por eso es bueno combinar los destellos con una sombra mate para generar contraste”, sugiere Marcelo.

Intensifica con agua

Una brocha húmeda hará que una sombra metálica o pigmentos se vea más líquido una vez que se aplica. “Lograrás un color más intenso y duradero”, asegura Carmen. Se pueden dar unos toques al centro del párpado móvil (considerando que de base hay una sombra mate) para iluminar la mirada.

Un foco de atención a la vez

Todas las texturas brillantes son llamativas, y como reflectan la luz resaltan el lugar donde se apliquen. Por eso se debe escoger un solo punto a destacar, para evitar que el rostro se vea demasiado brillante (grasoso), muy retro, o demasiado maquillado. “Si aplicas mucho brillo en ojos y labios al mismo tiempo, puedes verte recargada y poco elegante”, advierte Carmen. Por eso “(las texturas metálicas, satinadas o glitter) pueden ser usadas como un eye-liner o sobre el párpado móvil; lo ideal es buscar el equilibrio en un maquillaje más simple y centrar la atención en la textura, como, por ejemplo, crear un punto de luz en el lagrimal”, recomienda Bhanu.

Iluminador + brillo, ¿sí o no?

“Una cosa no tiene nada que ver con la otra. Pero si utilizas mucho iluminador o este es demasiado reflectante puedes agregar demasiado volumen o que la piel se vea sebosa en vez de fresca. A mí me encantan las texturas satinadas -que a la luz muestran más luminosidad y a la sombra se ven más opacas, entonces se consigue un efecto un poco más natural-, pero creo que los mejores resultados se obtienen al combinar productos opacos con otros más brillantes, esto agrega dimensión y hace que se luzca más el maquillaje”, explica Marcelo.

El rebelde glitter

La aplicación de este producto suele complicar, sobre todo cuando falta experiencia, porque se desparrama y cuesta removerlo. Con un pincel de paleta se deposita como presionando el pigmento contra la piel. “Lo podemos aplicar sobre un primer específico para glitter cuando lo usamos en ojos, también funciona bien sobre una sombra en crema; y en los labios se puede mezclar con un poco de gloss transparente”, aconseja la maquilladora.

¿Y en el día?

Se pueden usar todas las texturas metálicas, pero con moderación. Quizás lo más fácil es aplicar una capa delgada de sombra satinada sobre el párpado móvil, pero las más arriesgadas podrían lucir un delineado metálico o glitter. “Depende de las ganas, de la personalidad y lo bien que te sientas con tu look; pero para el día un delineado con glitter se puede ver muy bonito, incluso en novias queda muy bien para iluminar la mirada. En la boca siento que vienen más las texturas naturales, hidratantes, nada muy cromado o excesivamente brillante. Sí se mantienen los colores fuertes. El glitter en los labios es más para fotos o algo muy puntual como una alfombra roja, porque no puedes comer ni tomar nada, creo que se ve muy bonito pero no es práctico, no es para la vida real”, opina Marcelo Bhanu.