Vida Sana

Platos para brillar

Lejos de las blancas navidades del hemisferio norte, la nuestra es cálida y llena de colores. Por lo mismo, invitamos a seis cocineras a crear sus versiones ‘estrella’ para celebrar estas fiestas, con recetas frescas, livianas, saludables y cargadas de productos de la estación.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Producción Tam Jiménez R. Foto Alejandra González Maquillaje y pelo Berni Silva para MAC Agradecimientos Bullcook y Falabella

Antonia Cafati, creadora del sitio brotesyraices.cl


A Cafati

“En general no promuevo comer muchas cosas dulces y si lo hago intento que sean lo más frutales posibles, pero en esta ocasión de celebración quise hacer algo más goloso; encuentro que salirse de vez en cuando está bien, sobre todo en las fiestas en las que hay que compartir con la familia. Creo que lo más importante para hacer este postre saludable es la calidad de los ingredientes que se empleen para la preparación. Es decir, un cacao de buena calidad, huevos de gallinas felices, un buen ghee, avena integral machacada, etc.”.

Brownie de camote y almendras con salsa de cajú (Para 7-8 personas)

Ingredientes:

1 taza de almendras crudas
1 taza de avena machacada
1 1/2 cucharaditas de polvos de hornear libres de aluminio
1 taza de camote peruano cocido (2 camotes peruanos pequeños)
1/3 taza de dátiles
1/3 taza de azúcar de coco/panela o miel de abejas (se puede reemplazar por más dátiles)
2 huevos de gallina feliz
1/5 taza de ghee, mantequilla
de buena calidad sin sal o aceite
de coco
1 cucharadita de canela en polvo
6 cucharadas de leche vegetal o agua purificada
6 cucharadas de cacao en polvo 100% natural

Para las salsas:
1 taza de castañas de cajú crudas
1/2 cucharadita de aceite de coco
1/2 taza de agua purificada
2 Cucharadas de miel de abejas
6 frutillas medianas
1 barra de chocolate amargo de buena calidad

Preparación:

1. Precalentar el horno a 180 grados Celsius 2. Pelar y picar los dos camotes pequeños en cubitos y ponerlos a hervir en muy poca agua, apenas tapándolos, en una olla con tapa a fuego bajo por 10 minutos o hasta que estén totalmente tiernos. Apagar el fuego, escurrir si es que queda agua y reservar 3. En una procesadora o licuadora moler las almendras hasta obtener una harina fina. Reservar. Hacer lo mismo con la avena. Reservar 4. Poner en un bol las harinas, polvos y cacao. Mezclar con una cuchara de palo. Reservar 5. En una licuadora poner la taza de camote cocido sin el líquido, los dátiles sin cuesco, el azúcar de coco o panela, los huevos, el ghee derretido y la canela. Moler hasta obtener una mezcla totalmente suave
6. Añadir la mezcla líquida a la seca uniendo muy bien, luego poco a poco poner las cucharadas de leche vegetal o agua hasta tener una mezcla homogénea de textura similar a la de un queque 7. Llevar al horno en una fuente con papel de horno antiadherente por 25-30 minutos o hasta que al meter un cuchillo no salga con mezcla pegada 8. Dejar enfriar 9. Una vez frío llevarlo al refrigerador por unos minutos 10. Retirarlo y poner las salsas en forma de líneas con una manga o una bolsa ziploc pequeña con una de sus puntas cortada. Refrigerar por unos minutos más y luego servir con arándanos u otro fruto rojo o de temporada (opcional).
Para las salsas:
Mezcla base: 1. Hidratar en agua durante 6 horas las castañas de cajú crudas, luego escurrir y poner en una procesadora junto al agua purificada, aceite de coco y miel 2. Moler hasta obtener una mezcla totalmente suave 3. Reservar.

Para la salsa rosada: 1. Procesar 1/2 taza de mezcla base con las 6 frutillas. Reservar. Para la salsa de cacao: 1. Derretir la barra de chocolate amargo. Reservar.

 

María José Marinovic, periodista y socia de la pastelería La Celeste


“Nuestra especialidad son las tortas, y pensé en este postre porque tiene mucha presencia, se ve un plato importante. Además quería aprovechar los frutos rojos, muy propios del verano. Es una receta sencilla, saludable y linda, y que la puede hacer cualquier persona en su casa. Y además es versátil, la puedes decorar solo con frutillas o guindas, o con cualquier fruta; la base sirve para hacer muchas combinaciones”.

Layer cake de amapola, mascarpone y frutos rojos (sin azúcar y sin gluten) (para 10 personas)

Ingredientes:cake

Para el bizcochuelo de amapola:
113 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
75 g de tagatosa granulada (si la quieren hacer con azúcar, reemplazar por 150 g de azúcar morena)
2 huevos grandes a temperatura ambiente
105 g de harina de arroz
50 g de harina de avena
45 g de harina de spelt
6 g de polvos de hornear (1,5 cucharadas)
0,5 cucharada de bicarbonato
0,5 cucharadita de sal fina
120 ml de buttermilk (250 cc leche entera y 20 cc
de jugo de limón)
1 cucharadita de esencia de vainilla
50 g de amapola

Para el relleno:
170 g de mascarpone
123 ml de crema
vainilla
2 cucharadas de tagatosa
500 g de frutos rojos mixtos
Miel o un poco de tagatosa para la fruta
Zeste de un limón o naranja grande

Preparación:

Para el bizcochuelo: 1. Precalentar el horno a 160 ºC 2. Cremar la mantequilla con la tagatosa y la vainilla hasta que esté liviano (2 a 3 minutos) 3. Agregar los huevos de a uno, batiendo bien después de cada incorporación 4. En otro bol mezclar todos los ingredientes secos. Luego ir incorporándolos al batido de huevos y mantequilla en dos tandas. Batir bien entre cada incorporación y, antes de añadir la segunda tanda, verter el buttermilk y volver a batir 5. Poner el batido en un molde circular de 18 cm y hornear a 160 ºC por 35 minutos aprox. 6. Dejar enfriar. Para el relleno: 7. Batir a velocidad baja la crema y el mascarpone para que se integren bien 8. A velocidad media ir añadiendo la tagatosa y el zeste. Es como hacer una chantillí, hay que tener cuidado de no sobrebatir
Para el montaje: 9. Con un cuchillo grande de sierra, dividir el bizcochuelo de amapola en dos 10. Ir espatulando el relleno y poner los berries. Tapar con la otra capa de bizochuelo y repetir el procedimiento 11. Decorar arriba con más frutos rojos (para que la fruta quede más dulce se puede mezclar con un poquito de miel, tagatosa o azúcar rubia).

 Augusta Quiñones, estudiante de Derecho y creadora del blog The Simple Life


“Me encantan los aperitivos, congregan mucho a las personas, por eso pensé en este queso crema de castañas de cajú, porque es rico, fresco, fácil de hacer y distinto. Para crearlo me inspiré en los colores de la Navidad, blanco, rojo y verde, así que además es un buen complemento para adornar las mesas en estas fiestas”.

Queso crema de castañas de cajú con tomates deshidratados y ciboulette (para 6-8 personas)

Ingredientes:

1 taza de castañas de cajú crudas o naturales (sin tostar, se consiguen en tostadurías)
1/2 taza de tomates deshidratados, hidratados en agua
3 cucharadas de jugo de limón
2 cucharadas de aceite de coco derretido
2 cucharadas de levadura nutricional (opcional pero recomendado)
2 cucharadas de miso blanco (opcional pero recomendado)
1 cucharadita de sal de mar
1/2 atado de ciboulette

Preparación:

1. Remojar las castañas de cajú en agua tibia durante al menos 30 minutos (idealmente 4 horas). Descartar el agua de remojo y enjuagar bien 2. Poner todos los ingredientes (excepto el ciboulette) en el vaso de una procesadora, y mezclar hasta obtener una pasta cremosa y homogénea 3. Cubrir un recipiente hondo con film plástico y verter sobre este la mezcla de castañas de cajú, aplastando bien con una cuchara 4. Refrigerar durante 15 minutos, con algo pesado encima
5. Mientras tanto, picar el ciboulette bien fino 6. Retirar el queso del refrigerador, desmoldar y cubrir el exterior con el ciboulette picado 7. Mantener refrigerado.

Sol Fliman, chef, socia del restaurante vegetariano Quínoa y autora del libro “Niños, a comer: el arte de alimentar y criar”.


“Cuando llegan diciembre y la época de verano me muero por comer fruta de la estación, por eso pensé en esta ensalada, una alternativa fresca y liviana que aprovecha algunos de estos ingredientes. Además es ideal para adornar la mesa en estas celebraciones; es linda, rica y muy fácil de preparar”.

Ensalada de duraznos (Para 4 a 5 personas)

Ingredientes:ensalada

3 duraznos nectarines
160 g de mozzarella
40 g de almendras tostadas
40 g de pistachos
120 g tomates cherries
300 de mix de hojas verdes (rúcula, lechuga y espinaca)
100 g de pesto
Hojas de albahaca
Flores comestibles

Preparación:

1. Lavar y secar las hojas verdes 2. Pelar, sacar el corazón y cortar los duraznos en 8. Grillar en una parrilla caliente 3. Sumergir las almendras en agua hirviendo. Pelarlas, secarlas y tostarlas en una sartén o al horno. Dejar enfriar 4. Pelar los pistachos
5. Juntar todos los ingredientes en una fuente, aderezar con pesto y servir. Añadir flores comestibles

Polla Trujillo, La Caserita Roja, Cocina Consciente y Sana


“Para crear mi plato estrella me inspiré en los tonos verdes de la Navidad y en sabores frescos. Quise incluir vegetales supernutritivos como la espinaca y el pepino. Es un plato que se ve muy suave, pero es bastante contundente, ya que tiene grasas saludables que satisfacen bastante. Además es una receta apta para todos, es sin gluten y sin lactosa”.
Gazpacho de palta, pepino y rollitos verdes (para 1 persona)
Ingredientes:
Para el gazpacho:
1/2 palta
1 pepino y medio (pelado sin pepas)
4 hojas de albahaca
Cucharita de jengibre rallado
Pizca de sal de mar
Gotitas de jugo de limónPara los rollitos:
1/4 kilo de espinaca
1/2 taza de castañas de cajú
Pizca de sal de mar
Hojas de masa de arroz para hidratar
Puntas de espárragos, hojas verdes y ramas de apio.

Preparación:
Para el gazpacho: 1. Licuar todos los ingredientes 2. Refrigerar y servir.
Para la crema de espinaca: 1. Deshojar 1/4 kilo de espinaca y cocinar en 1 taza de agua por 3 minutos 2. Enfriar con agua helada, colar y apretar para botar el exceso de agua. Reservar 3. Licuar 1/2 taza de castañas de cajú con 100 ml de agua hasta conseguir una crema 4. Agregar la espinaca cocida y pizca de sal de mar.
Para los rollitos: 5. En un recipiente colocamos agua tibia y sumergimos una lámina de hoja de arroz 6. Esperamos que se ablande y la sacamos 7. Sobre un plato la extendemos y rellenamos el medio con hojas verdes, ramas de apio, puntas de espárragos y la crema de espinaca, dejando los bordes libres 8. Envolvemos en rollo, apretando los ingredientes que pusimos en el medio 9. Llevamos las puntas hacia adentro y terminamos de enrollar 10. Cortamos por la mitad, en un corte diagonal.

Connie Achurra, creadora del sitio Connie Achurra, Cocina Natural y Viva


“Soy loca por las frutas de verano, ¡me encantan! Por eso pensé en este postre, sencillo, livianito, fresco y fácil de hacer. Además es sano, no tiene azúcares refinados, ni harina de trigo, ni lácteos, que es la línea con la que yo cocino. También es un plato vistoso y bonito, lo puedes poner en el centro de la mesa y sin duda será el protagonista”.

Rollo de mango con crema de castañas de cajú (para 5 a 6  personas)

Ingredientes: rollo-de-mango

Para la masa:
4 huevos
3/4 taza de harina de almendras (u otro fruto seco)
1 cdta. de polvos de hornear
70 gotas de estevia
Para la crema de castañas de cajú:
1 1/2 tazas de castañas de cajú sin sal y sin tostar
3/4 a 1 taza de agua
1/4 taza de miel
Para el relleno y cubierta:
1 mango grande
2 tazas de frutillas
1 taza de frambuesas
1/2 taza de castañas de cajú

Preparación:

Para la base: 1. Mezclar las yemas, harina de almendras, polvos y estevia
2. Batir las claras a nieve e ir incorporando la mezcla sin que se baje 3. Pincelar una plancha de silicona o papel mantequilla con aceite de coco u oliva 4. Poner con una espátula la mezcla intentando dejarla lo más homogénea y pareja posible, del al menos 1 cm de alto 5. Llevar a un horno a 170 grados por 15 min. o hasta que cuaje 6. Dejar enfriar.

Para la crema: 7. Remojar las castañas en agua de la llave de un día para otro 8. Botar el agua de remojo y ponerla en una juguera junto con el agua y la miel 9. Mezclar hasta que quede una crema homogénea y suave. Reservar 10. Poner en la masa 1 capa de crema de castañas, frutillas y mangos laminados 11. Enrollar con cuidado 12. Por encima poner el resto de la fruta, la crema y castañas de cajú molidas para decorar 13. Se conserva hasta 1 semana refrigerado.