Columnas

Alfiler de gancho

Accesorio indumentario cuyo propósito es afirmar de manera rápida, eficiente y temporal diferentes partes de la vestimenta, ya sea porque dichas ropas adquieren su configuración definitiva sobre el cuerpo o bien porque han sufrido algún inconveniente (costuras abiertas, cremalleras deterioradas). De tamaño variable, se estructura a partir de un alambre muy fino, en forma de horquilla, enrollado en el medio generando una suerte de resorte que regula el correcto funcionamiento del objeto. Incorpora además un capuchón donde convergen los dos extremos del alfiler, uno fijo y otro móvil. Este último al ubicarse bajo el capuchón facilita el cierre.

  • Pía Montalva

Compartir vía email

ORIGEN. El origen del alfiler de gancho remite a las antiguas fíbulas que se llevan en Europa Central, alrededor del siglo XIII a.C. Se trata de un único hilo de bronce torcido en un extremo a modo de espiral, con una punta que se engancha a una placa. Dicho accesorio se expande rápidamente por el Mediterráneo. Alcanza gran popularidad entre los griegos, donde se emplea para sostener los ropajes drapeados que prescinden de costuras. Deviene en un emblema de la posición social y los privilegios espirituales. En La Odisea, Homero menciona -entre los regalos que recibe Penélope de uno de sus tantos pretendientes- una amplia túnica bordada donde relucen doce fíbulas. Heródoto, por su parte, narra la muerte de un soldado ateniense a manos de un grupo de mujeres, quienes lo habrían ultimado recurriendo a los alfileres de sus mantos. El alfiler de gancho contemporáneo es patentado en 1849 por el mecánico estadounidense Walter Hunt. El inventor descubre el mecanismo al manipular casualmente un trozo de filamento.

TENDENCIA. Durante la década del 70, el movimiento punk inglés recupera este objeto y lo transforma en emblema identitario, ya sea como accesorio prendido sobre la indumentaria o piercing atravesando el cuerpo. Existen diferentes versiones sobre la autoría de la tendencia: Malcolm McLaren, citando a Elli Medeiros (Stinky Toys), quien acostumbra colgarlos en sus pantalones, o Vivienne Westwood, luego de observar a Johnny Rotten (Sex Pistols) vestido con ropas acomodadas gracias a los alfileres de gancho. Lo cierto es que Westwood será la primera creadora en trabajar con ellos en sus colecciones, oficializando sus posibilidades estéticas.