Vida Sana

¿Hay algo más sano que el ajo? Sí, el ajo negro

Ya es bien sabido que desde tiempos milenarios el ajo sirve como cura y prevención de varias enfermedades; para la medicina tradicional china, por ejemplo, es uno de los remedios más comunes. Sin embargo, poco se conoce su variante negra, con aun más beneficios y propiedades para el organismo.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Producción Male Chahín  Foto Alejandra González

¿Qué es? Ann Correa, nutricionista y educadora en diabetes (NutriPrev), cuenta que el ajo negro es una cabeza de ajo común sometida a un proceso de fermentación en hornos especiales, con temperatura y humedad controladas, dando como resultado el ajo negro, denominado así por el color tostado que toman sus dientes después de cocidos. De esta forma, además de sus múltiples beneficios nutricionales, el ajo adquiere un sabor delicioso, un tanto dulce y de consistencia blanda, es fácil de digerir y no deja el mal aliento posterior.

Blanco y negro. La nutricionista y naturópata, experta en medicina ortomolecular y homotoxicología Nelba Villagrán (6-8982454) explica que ambos ajos son favorables para la salud, sin embargo el proceso de fermentación del ajo negro potencia algunos de sus componentes:

Ajo blanco: es anticancerígeno y es uno de los antioxidantes más potentes del reino vegetal. Posee acción microbicida, reduce la inflamación, mejora la inmunidad, contribuye a la salud cardiovascular, combate y previene la Candida albicans y los herpes. Es un gran antibiótico natural y puede eliminar metales pesados del organismo como mercurio, plomo, cadmio y arsénico. Para aprovechar todas sus propiedades debe ser consumido crudo, fresco y antes de una hora de su trituración o picado o mezclado con aceite.

Ajo negro: posee el doble de antioxidantes que el ajo natural y sus componentes se potencian. Contiene variados minerales como manganeso, zinc, calcio y fósforo, entre otros, indispensables para la salud, y posee altas dosis de vitaminas C, B1 y B6. Un estudio en animales de investigadores japoneses, publicado en la revista Medicinal and Aromatic Plant Science and Technology, comprobó que el ajo negro fue más efectivo que el ajo fresco en la reducción de tumores.

Potente antioxidante. La nutricionista Nelba Villagrán comenta que las poderosas propiedades antioxidantes del ajo negro están relacionadas con el gran contenido de polifenoles y flavonoides que posee el ajo crudo. Varios estudios han demostrado que el ajo negro cuenta con el doble de antioxidantes que el ajo blanco. A su vez, tiene muchos compuestos de azufre y durante su proceso el compuesto alicina, que es liposoluble, se convierte en S-allylcycteine (SAC), con gran capacidad antioxidante, que ayuda al control del colesterol, reduce la presión arterial y protege de infecciones. Además contiene superóxido dismutasa, importante enzima con efecto antienvejecimiento, antioxidante, que reduce la fatiga, mejora la fuerza física, previene resfriados, protege el hígado y mejora la actividad de la próstata. Y por último, el ajo negro es 2.000 veces más antioxidante que la vitamina E.

Para más energía. La nutricionista Ann Correa hace una comparación; solo un diente de ajo negro contiene la misma energía que una cabeza completa de ajo común. Por esto se recomienda comer en ayunas para comenzar el día y antes de prácticas físicas o importantes actividades de desgaste intelectual (dosis diaria: 1 a 3 dientes de ajo negro).

Importante: Siempre hay que comerlo alejado de los horarios de sueño, ya que su poder energizante dura aproximadamente 8 horas.

Alivio contra el estrés. La naturópata Denisse Ortiz (9-1253718) dice que el ajo negro contiene importantes cantidades de vitaminas B2 y B6, indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso central; previene los procesos de estrés y ansiedad.

Buena proteína vegetal. Según la nutricionista Nelba Villagrán, en el ajo negro se encuentran todos los aminoácidos esenciales y cinco de ellos en mayor cantidad: como la treonina (ajo blanco 106 mg y ajo negro 171 mg), indispensable para ayudar al hígado en sus funciones de desintoxicación; valina (197mg ajo blanco y 250 mg en negro), que estimula el crecimiento y reparación de tejidos; leucina (ajo blanco 208 mg y ajo negro 250 mg), que interviene en la formación y reparación del tejido muscular; metionina (ajo blanco 51 mg y ajo negro 87 mg), importante para la síntesis de proteínas; y fenilalanina (ajo blanco 124 mg y ajo negro 200 mg), que es vital en la producción de colágeno.

Ajo negro chilote. En Chile se produce el ajo negro chilote, con aun más propiedades que el ajo negro normal; lo supera en aminoácidos y es producido por Patricio Varas con un método completamente natural, sin uso de conservantes ni procesos químicos.

Dónde encontrarlo: www.melimei.cl / o se puede encargar a ajonegrochilote@gmail.com, donde despachan a todo el país, o en Santiago en la tienda de productos naturales Aldea Nativa (www.aldeanativa.cl)