Vida Sana

Harina de plátano, el nuevo superalimento

El plátano tiene muchos beneficios saludables y nutricionales. Y además de pelarlo y comerlo fresco, hay una nueva forma de usarlo en la cocina para obtener sus propiedades.

  • Angélica Lamarca

Compartir vía email

Superalimento

La harina de plátano tiene múltiples beneficios para el organismo, así lo explica la naturópata Josefina Suárez:

  1. Controla los niveles de colesterol en la sangre: su consumo habitual disminuye los índices de colesterol malo (LDL). Las fibras de la harina dificultan la absorción de los lípidos, además de estimular la producción de colesterol bueno (HDL).
  2. Mejora el estado de ánimo: es una gran fuente de triptófano y vitamina B6, elementos esenciales para la síntesis de serotonina, también conocida como la ‘hormona de la felicidad’.
  3. Regula los niveles de azúcar en la sangre: esta harina libera glucosa de manera lenta, por lo que no genera una gran cantidad de insulina en la circulación inmediata después de consumir el alimento.
  4. Aumenta la sensación de saciedad: las fibras presentes en esta harina aumentan la sensación de saciedad, avisando al cerebro de que es hora de parar de comer.
  5. Mejora el funcionamiento del intestino: las fibras de plátano verde actúan como una ‘escoba’ del sistema digestivo, combatiendo las inflamaciones del intestino y favoreciendo la eliminación de toxinas y residuos de la digestión. Para que este efecto sea completo, es fundamental que la harina sea consumida con bastante agua.
  6. Ayuda a combatir el cáncer de intestino: además de estimular la eliminación de toxinas y facilitar la expulsión de posibles residuos digestivos de las paredes intestinales, su almidón resistente actúa como un excelente probiótico para las numerosas bacterias que habitan en el tracto intestinal. Con todo esto se mantiene un sistema digestivo sano y funcional.

Qué plátano usar

Belén Dussaubat explica que esta harina se hace con plátano verde, ya que es más alto en almidón que uno maduro, contiene menos azúcares y menor índice glicémico, pero principalmente porque en otros países hay grandes volúmenes de plátano ‘macho’ (verde) que se desperdician y no se venden. Se comenzó a preparar harina de plátano con estos plátanos para evitar que se perdiera.

Libre de gluten

La harina de plátano es libre de gluten. Pilar Caviedes, licenciada en nutrición y socia fundadora de Buonmangiare (evaluaciones y talleres nutricionales: pcaviedescamus@gmail.com), explica que al cocinar sin gluten no se  generan inflamaciones en el organismo, se irritan menos los intestinos y se absorben mejor los nutrientes.

Para tener en cuenta

Comer gluten no implica ningún riesgo para las personas que no tienen enfermedades relacionadas con este elemento o personas sin afecciones autoinmunes; sin embargo, el gluten no es indispensable para el ser humano. Retirar la mayor cantidad de alimentos que contengan gluten de la dieta puede traer ventajas para el intestino y el sistema inmunológico.

Qué cocinar con esta harina

Según la experta en alimentación viva Belén Dussaubat esta harina es ideal para reemplazar la harina de trigo en recetas como pan, queques, galletas y panqueques. Se puede usar en galletitas crudiveganas mezcladas con otras frutas y frutos secos, como manzanas y dátiles, en ‘masas’ deshidratadas para hacer pizzas y tortas o en smoothies energéticos con agua y frutas de estación.

Cómo hacerla

La profesora de talleres y cursos de alimentación viva Belén Dussaubat entrega los siguientes pasos para preparar en la casa la harina de plátano:

  • lo primero es pelar los plátanos y cortarlos
  • luego se deshidratan a 70 °C aproximadamente, durante 1 a 2 días. Es un proceso largo, ya que es necesario eliminar todo el contenido de agua (70% de su peso es agua).
  • al estar totalmente secos, se procesan en un molinillo o procesador de alta capacidad para formar la harina.
  • finalmente se pasa por un colador, para eliminar las partículas gruesas y conservar la harina más fina.
  • se recomienda refrigerarla para evitar su oxidación.