Belleza

Maquillaje a prueba de imperfecciones

Desde el año pasado el maquillaje se enfoca en lograr una piel perfecta, pero en la vida real no todas contamos con un cutis impecable naturalmente. ¡No hay que deprimirse! El make-up -siempre salvador- tiene varios trucos para resolver detalles como manchas, cicatrices o granos y ayudarnos para lucir ‘flawless’ en todos los eventos que se asoman.

  • Francisca Colussa

Compartir vía email

Seamos realistas, nadie tiene la piel perfecta, pero todas la anhelamos. Siempre hay algún detalle que queremos disimular, desde hiperpigmentación hasta alguna cicatriz de una caída infantil, rojeces, etc. En esta época de tanta vida social, celebraciones y sobre todo de ¡fotos! queremos vernos bien y finalizar el año con la mejor cara, literalmente.

Relieves: cicatrices y granitos

Dicen los expertos que es lo más complejo de cubrir. Los defectos como cicatrices y granos son difíciles porque el volumen no desaparece, pero afortunadamente se puede disimular. “Lo primero es preparar la piel para recibir el producto. Se limpia y se quita el sebo con un tónico o limpiador hipoalergénico y se aplica hidratante especial según el tipo de piel; si tienes acné, por ejemplo, un hidratante libre de aceite y recién después de eso puedes comenzar a cubrir. Luego, aplicar un tono de corrector similar a nuestra piel para emparejar, difuminando con golpecitos para terminar sellando con polvo translúcido. Existen correctores especiales para camuflajes, más densos y cubritivos que los de uso común (que tienden a ser más oleosos), entonces hay que escoger el color complementario para que el tono de la cicatriz se neutralice. Por ejemplo, si es de color rojizo o rosada, debemos elegir un corrector con pigmentos verdes. Si es más oscura, se necesitará un pigmento más anaranjado.”, explica la maquilladora Melanie Tetzner.

El mismo principio corre para los granos. Eso sí, nunca deben maquillarse si están abiertos o con heridas, porque podría generar una infección. En ese caso se debe esperar a que esté cicatrizado. “Con un pincel delgado aplica poca cantidad de corrector con pigmentos verdes alrededor del grano, en la zona más roja. Con la yema de los dedos o una esponja da pequeños golpecitos para difuminar y pon polvo para sellar y emparejar. Recomiendo no maquillar mucho la punta del grano, ya que se puede infectar o hacer que la costra sobresalga más”, detalla la makeup artist. Siempre que existan relieves es mejor partir de menos a más en cuanto a la cantidad de productos. “El exceso puede causar el efecto contrario de un camuflaje y llevar toda la atención a la zona que queremos ‘esconder’. Lo mismo ocurre cuando se utiliza un corrector muy claro (un tono más claro que el tono de la piel es suficiente)”, agrega.

Para camuflar manchas

“En el caso de las manchas el error más común es tratar de aclararlas y usar productos densos en mucha cantidad. Para disimular diferencias de color se utilizan tonos complementarios (es el mismo principio del punto anterior: verdes neutralizan rojeces, tonos anaranjados neutralizan los cafés y el amarillo ayuda con los tonos morados -como algunas ojeras-), pero recomiendo considerar la intensidad de la pigmentación que se quiere cubrir, porque en ocasiones con solo la base de maquillaje se neutraliza la mancha”, dice el maquillador Marcelo Bhanu. Lo más importante es difuminar bien el corrector (si es que se necesita) para que al aplicar la base quede un tono parejo.

En general, para cubrir manchas es mejor preferir bases de alta cobertura, “las que son muy livianas tienden a traslucir la mancha”, dice Melanie Tetzner. Pero en el caso de la famosa zona del bigote, no conviene optar por texturas muy gruesas porque se nota; “es preferible usar un corrector que neutralice y luego uno más claro que el tono de la piel que sirva para iluminar la zona”, complementa.

¿Y el ‘primer’?

Si los productos que se utilizan son de buena calidad no es obligatorio usar ‘primer’, porque obtendrás la cobertura necesaria. Pero si tienes piel muy grasa o eres de aquellas que ‘absorben’ el maquillaje durante el día, un ‘primer’ aportará mayor fijación y evitará que se ‘derrita’ con el transcurso de las horas.