zapping-hombres

Augusto Matte

Elegido en 2014 por la revista Variety como uno de los 10 productores latinoamericanos con más proyección en el mercado cinematográfico, Augusto (29) es hoy el director y socio mayoritario de la productora Jirafa, y estuvo a la cabeza de dos largometrajes que se lanzaron recientemente: Aquí No Ha Pasado Nada, inspirada en el caso de Martín Larraín, y Prueba de Actitud.

  • Alejandra Villalobos

Compartir vía email

Foto Nicolás Abalo

Hace un año, mientras Augusto se comía una hamburguesa con Fabrizio Copano, surgió una idea: “¿Por qué no hacemos una comedia, pero de la factura que a nosotros nos gusta?, no tipo sketch, sino que una historia ‘redondita’, como las películas gringas y que hable de la PSU o, mejor dicho, contra la PSU”. Así fue como nació Prueba de Actitud, película juvenil que se estrenó el pasado lunes 28 con Augusto como productor y Fabrizio como director. “Fue muy entretenido trabajar con un amigo; las diferencias, que obviamente siempre existen, se resolvían bastante rápido, incluso a veces grabábamos de dos formas distintas y después veíamos cómo lo dejábamos en la sala de montaje”, recuerda.
Sin embargo, esta es la primera película de corte más ‘comercial’ que realiza Augusto. Sus producciones anteriores eran más bien cercanas al cine de autor. “Siempre trato de meterme creativamente en los proyectos en los que participo, pero en Prueba de Actitud tuve que tomar realmente todas las decisiones creativas, que si bien fueron un peso más, lo pasé increíblemente bien”, dice, y agrega que, como siempre, el objetivo era llegar a mucha gente, por eso la película se pensó como un “chicle”. “Quería que la gente se la comiera, la masticara, que tuviera mucho sabor, sonido, energía… una película que fuera entretenida desde el minuto uno al 82”.
Su carrera como productor ejecutivo comenzó al finalizar Dirección Audiovisual en la Universidad Católica, cuando comenzó a trabajar como asistente de Marcela Said, realizadora de documentales como Opus Dei y
I Love Pinochet, y luego como productor del primer largometraje de la directora, El Verano de los Peces Voladores. “En cierta medida, el productor es como el primer espectador. Tienes que acompañar al director en la carrera de hacer una película, levantar los fondos, hacerte cargo de que la película quede bien, que llegue al público correspondiente y que finalmente no sea un fracaso”.

¿Tú has tenido alguno?

Sí, siempre existen, pero hay que hacer la siguiente película nomás.

Irónicamente, Augusto, que detesta “las listas” y los cánones, fue elegido como uno de los 10 productores latinoamericanos con más proyección en 2014. “Fue genial, pero la verdad es que la película no la hace solo uno, hay un equipo de entre 35 y 50 personas involucradas, entonces es raro hablar de una sola persona; claro, yo soy la cara visible, pero hay que entender que las películas son una obra colectiva”, dice.
Este año además estrenó dos largometrajes con Jirafa, la productora a la que llegó hace 4 años: Aquí No Ha Pasado Nada, de Alejandro Fernández, y que quedó seleccionada en los festivales de Berlín y Sundance, y El Cristo Ciego, de Christopher Murray, que se estrenó en septiembre en el Festival de Venecia (en Chile debutará el próximo año en Semana Santa). Y además terminó hace algunas semanas de grabar Los Perros, la segunda película de Marcela Said, y que pretenden estrenar en mayo. “Ha sido un año bien movido”, concluye.