Entrevistas

Aguinaldo Silva: “Hay que jugar con el maquillajes sin ser una víctima de la moda”

Rodeados de sombras metalizadas y labiales gloss conversamos con el makeup artist internacional de Givenchy en su última visita a nuestro país. Además de hablar sobre tendencias, pequeños trucos, la influencia de las redes sociales y sus estilos favoritos de maquillaje, nos reveló las diferencias culturales que ha observado en el universo beauty gracias a su trabajo alrededor del mundo.

  • Constanza Espinoza

Compartir vía email

Foto Gentileza Givenchy

Aguinaldo Silva Leandro (50) ha recorrido más de 45 países en sus casi 18 años como maquillador internacional de Givenchy. Alto -muy alto- y simpático, entre sonrisas y con un divertido spanglish realizó las cinco propuestas de maquillaje que pudiste revisar en las páginas anteriores. Su trabajo como maquillador se caracteriza por aplicar la gran mayoría de los productos ayudándose solo con sus manos. Oriundo de Brasil, ha recibido el apodo de ‘Guy de Givenchy’ (por el que es conocido mundialmente) y es uno de los cinco Givenchy International Makeup Artist de la firma, y es quien está a cargo de toda América. “Aunque yo ya soy casi chileno, poh”, advierte en un divertido tono. Su primera visita a nuestro país fue en el 2004. “Estoy percibiendo un cierto cambio en cuanto al maquillaje aquí en Chile. Ya no están tan ‘fomes’, como dicen ustedes. Se están animando un poco más”, asegura.

¿Cómo empezó tu relación con el maquillaje?

Eso hace ya bastante tiempo. Antes de Givenchy trabajaba en una distribuidora que manejaba varias marcas de belleza y era responsable también del entrenamiento. Como era el encargado de entregar fragancias, tratamientos y maquillaje tuve la necesidad de convertirme en íntimo de las brochas. Y así empecé. Recuerdo también que me sirvió mucho asistir a un workshop que dictó una vez en Brasil un gran maquillador francés de esos años, que incluso era uno de los makeup artist de las películas de Steven Spielberg. Para cuando entré a Givenchy, durante cinco años tuve que viajar a París para los entrenamientos y ahí fui aprendiendo y aprendiendo (…) Hasta que de pronto me vi haciendo maquillaje para editoriales y desfiles.

Y para ti, ¿qué significa el makeup?

Maquillaje es expresarse en la belleza. No tienes que ser una ‘fashion victim’, porque el maquillaje no es moda sino que bienestar. Todo es bienvenido siempre que sea desde ese contexto. Soy de los que creen que la mujer debe usar lo que la hace sentir cómoda, no tiene para qué ser una víctima de lo que se supone está de moda. Tienes que usar lo que realmente te gusta. Una vez Riccardo Tisci (director creativo de Givenchy) dijo que no era un diseñador de tendencias, que él crea inspirándose en la belleza de la mujer… y yo tengo la misma concepción con respecto al maquillaje.

Cuando maquillas a una mujer, ¿qué te gusta resaltar de ella?

Los ojos, para mí ellos siempre han sido los protagonistas.

¿Y tienes algún estilo favorito?

¡Smokey! (ríe). Aunque en realidad elegir uno en particular me puede resultar bastante complejo, porque al mismo tiempo me gustan los looks frescos, luminosos y elegantes; y esos dos estilos son bastante diferentes.

¿Cómo lo haces para maquillar a una modelo de piel oscura?

Lamentablemente las firmas de alta costura no invierten mucho en tonos para las pieles oscuras. Hace un tiempo nosotros contábamos con apenas un polvo que lograba alcanzar el tono, pero no era totalmente exacto. Pero eso está cambiando y uno de los grandes responsables de ese cambio son las redes sociales: ellas están explotando mucho eso y las marcas se están dando cuenta de que deben comenzar a invertir porque hay un público que desea consumir.

¿Y cuál es tu cercanía con las redes sociales?

La verdad es que mi Instagram no lo utilizo para el ámbito profesional, sino que le doy un uso más bien personal. Pero, a la vez, siento que me cobra cuando me preguntan si tengo una página o dónde pueden ver mi trabajo; pero yo estoy ligado a una marca y cargo con cierta responsabilidad por ello.

Pero ¿sientes que Instagram influye en la belleza y en la moda?

Bastante, ¡muchísimo! De hecho, su interacción me encanta. Es todo muy instantáneo y se conecta con el universo beauty y fashion. Tienes de contacto a un Riccardo Tisci o a una Pat McGrath, que de repente, ‘¡ah, le dio like a una de mis fotos!’ (ríe). Es muy universal y hay de todo. Se ven tendencias y mucha gente haciendo cosas interesantes. Hay jovencitas que hacen tutoriales espectaculares.

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen las mujeres a la hora de escoger su maquillaje?

No saber elegir. Un error clásico es probar la base en la mano, cuando el lugar adecuado es lo más cerca posible del cuello para que no exista una disparidad de color cara-cuello. El segundo error es exagerar, el ‘too muccccchhhh’ (remarca). Hoy, felizmente, las bases tienen pigmentos correctores de luz, por lo que no es necesario extremar el maquillaje. Otro descuido típico es no cuidar ni preparar bien la piel. Me he topado con muchas mujeres que no tienen el hábito de exfoliar, de quitar las células muertas o incluso de aplicarse crema. Aquí en Chile el agua es muy dura, por lo que si no se le da un cuidado adecuado, se ve una piel reseca que no luce el maquillaje. Un último gran error de la consumidora es decir ‘no’ sin conocer el maquillaje. Una cosa es ‘ese’ amarillo y otra cosa es la intensidad en la que se aplica. Está mal rechazarlo sin antes probarlo y conocer, y eso pasa mucho.

¿Tienes algún truco de maquillaje favorito?

Tengo un truco infalible con el lápiz blanco para las pieles blancas. Aplícalo en tus dedos y espárcelo como iluminador. Otro ‘truco’ tiene que ver con esta tendencia de labios más glossy… para una mayor duración delinea tu boca y rellena con el mismo, encima aplica tu gloss. Y la mejor manera de esparcir la base es hacerlo con las manos, claro que puedes finalizar difuminándola con una brocha.

¿Hay alguna tendencia actual que sea de tu preferencia?

Trabajar con mucha luz, no más ese efecto de matificado. Para esta temporada de verano se verá más brillo, mucha luz, frescor. En cuanto a los colores, las tonalidades rosas, un poquito anaranjadas, es una fuerte tendencia también mezclar y jugar con varias armonías de colores. Una preocupación habitual de las clientas es que el maquillaje combine con la ropa, eso no va más. Se puede variar y jugar.

A LO LARGO DEL MUNDO


“En cada país se ve de todo”, asegura el maquillador. Aguinaldo ha visto diversas culturas alrededor del mundo durante su carrera. “Siempre habrá mujeres que se inclinan a maquillajes más suaves y, por otro lado, las que se animan a utilizar más colores”, cuenta. Ahora, ¿su opinión con respecto a Chile? “Las mujeres se están atreviendo más. Y creo que eso se da mucho gracias a internet: ahora hay más información y las redes sociales están llenas de tutoriales”, dice. “Sin embargo, al mismo tiempo, hay algunas que siguen sin animarse, que me dicen: ‘¡no, es too much!’. Tienen miedo de usar los colores; incluso hay varias que no utilizan nada, no se maquillan”, recalca. “Sigue existiendo un núcleo muy tradicional de mujeres, y pienso que parte de la culpa la tiene la cultura machista. He tenido muchas clientas que se han negado a experimentar con ciertos colores porque al marido no le gusta o tienen miedo al qué dirán. Falta un poco de actitud y de empoderamiento”, afirma. “Trato de enseñarles a mis clientas que no deben temer a expresarse. Todo se trata del estilo, y de saber en qué ocasión expresarlo. Para eso los productos están ahí, con sus armonías y colores, para que te expreses. Hay que jugar con el maquillaje sin ser una víctima de la moda”.

Hablando de un contexto global, el maquillador repasó diferentes culturas:

ASIA
“Aquí se expresa la belleza muy natural y tenue. Es tan interesante que a ellas no les guste la piel bronceada, y su enfoque está en el cuidado del rostro. Yo estuve en Japón y es impresionante. Cuando haces un facial con una clienta, estás mínimo una hora trabajando con su piel, es todo un ritual y un paso a paso. Ellas están más inclinadas a los tratamientos. En cuanto a maquillaje todo es muy suave, sutil, de colores pasteles. Me llama la atención que la piel bronceada para ellas sea sinónimo de sucio. Por esa razón Givenchy, así como el resto de las marcas de maquillaje de lujo, tiene que desarrollar productos que específicamente vayan a atender ese mercado”.

MEDIO ORIENTE
“Aunque no lo creas, en Oriente sucede algo parecido a lo que pasa en Asia respecto al tono de piel. Las mujeres prefieren la piel blanca, pero, a diferencia de las asiáticas, los ojos siempre van muy marcados”.

AMÉRICA CENTRAL
“Es la exageración. Me llama mucho la atención la manicure de sus mujeres, es impresionante cómo les gusta decorar las uñas, cosa que no se ve tanto aquí en Chile. Con respecto al maquillaje estoy seguro de que su cultura es el ‘a little bit over’. Quizás a veces pecan mucho en exagerar: mucha base, mucho pelo, todo es el ‘too much’. En mi trabajo muchas veces tengo que frenarlas”.