Belleza

¿Tienes acné? Cuidado con el sol

No es novedad que el sol es dañino para la piel, pero en aquellas personas con tendencia acnéica los efectos pueden ser peores: irritación, deshidratación y mayor producción de sebo, lo que empeora el cuadro en las semanas posteriores.

  • Patricia Morales

Compartir vía email

El dermatólogo de Clínica Ciudad del Mar Salvador Villablanca explica que si bien la exposición excesiva al sol es dañina para todos los tipos de piel, las personas con acné deben tener cuidados especiales. “Muchos de los tratamientos para el acné, ya sea en pastillas o tópicos ―cremas, gel, entre otros― dejan la piel más sensible al sol, pues la adelgazan. Es por esto que las pieles que antes se bronceaban fácilmente ahora se pueden quemar”, dice el especialista.

El sol no mejora el acné a largo plazo

Quienes sufren de acné tienen una sensación de mejoría de sus lesiones durante el verano ya que el sol descompone y evapora la grasa, aumenta la descamación local y se produce un efecto anti inflamatorio y anti bacteriano, pero según el dermatólogo esto es transitorio. “La exposición solar excesiva produce daño cutáneo: piel quemada, irritada y deshidratada, lo cual estimula la producción de sebo y conlleva a un empeoramiento del acné en las semanas posteriores. Esto genera un efecto rebote que se suele manifestar al término del verano, apareciendo muchos puntos negros”, explica el doctor Villablanca.

Recomendaciones

  • Evitar exponerse al sol, especialmente en las horas punta.
  • Usar bloqueador solar oil-free.
  • Aplicar filtro solar factor 30 o superior.
  • Utilizar protectores en gel-crema o sólo gel (las cremas aumentan la oleosidad de la piel, tapan los poros y pueden irritar la dermis, empeorando el acné).
  • No olvidar en esta época los cuidados habituales (gel limpiador, cremas hidratantes seborreguladoras, mascarillas o exfoliantes).

El dermatólogo de Clínica Ciudad del Mar agrega que estas precauciones no sólo son importantes durante el verano, cuando las personas se exponen de manera directa a los rayos del sol. “Los cuidados deben hacerse todo el año, y especialmente mientras se realizan tratamientos, pues incluso el sol de otoño e invierno pueden provocar las complicaciones”.

Mucho más que FPS – Revista Mujer